Fitoterapia: Controla la hipertensión

Además de moderar la sal, practicar ejercicio y reducir el estrés puedes evitar la medicación con algunas plantas

Fitoterapia: Controla la hipertensión

9 de marzo de 2016, 08:40

Mucha gente es hipertensa y no lo sabe, sea porque no acostumbra a controlarse la tensión o porque lleva mucho sin hacerlo. Pero una tensión sanguínea alta dispara el riesgo de sufrir un accidente cardiovascular. Si ya has cumplido los 40-45 años, debes tenerlo en cuenta para ponerle remedio a tiempo.

Las hojas del olivo

Si tienes problemas de tensión, la fitoterapia ofrece una alternativa o cuando menos un buen apoyo a la medicación. En cualquier herbolario te pueden orientar sobre todas las opciones.
Tomar aceitunas puede no ser buena idea, pues suelen estar preparadas en salmuera. En cambio las hojas del olivo son uno de los principales recursos herbarios para combatirla sin fármacos. Contienen oleoeuropeína, un iridoide amargo que actúa como antihipertensivo, hipoglucemiante, cardioprotector y vasodilatador periférico.
Aumenta el flujo coronario y fortalece las paredes de los vasos capilares. Además se le atribuyen propiedades diuréticas, antiespasmódicas, antiarrítmicas y antioxidantes. Las hojas contienen también minerales como calcio y fósforo, flavonoides y saponósidos.
Cómo tomarlas: puedes prepararte las hojas frescas en infusión y añadirles otras plantas, como el hinojo o el anís verde, para mejorar el sabor. También puedes tomar el extracto fluido (40 gotas al día repartidas en tres tomas) o encontrarlas en cápsulas.

Otras plantas que cuidan de tu corazón

Otra planta antihipertensiva utilizada en medicina tradicional es la sanguinaria azul o hierba de las siete sangrías, que crece en ambientes de secano del este de la Península. Se toma en infusión, generalmente con otras plantas. Los frutos del enebro, ricos en aceite esencial, tienen una gran capacidad diurética. Y otro recurso muy recomendado en los herbolarios es el espino albar, tanto para controlar la tensión como para combatir las palpitaciones y arritmias nerviosas.

Te ayudan a regularla

Espino albar
Por qué es útil: regula la tensión arterial y el ritmo cardiaco.
Qué parte se usa: las hojas y las flores, frescas o secas.
Pruébalo así: en infusión solo o con melisa, olivo, ortosifón y limón, 1 o 2 tazas diarias. O en extracto líquido, 30 gotas en tres tomas.

Enebro
Por qué es útil: es diurético, depurativo y ayuda a mantener a raya la tensión sanguínea.
Qué parte se usa: los frutos.
Pruébalo así: en decocción, con hojas de abedul, cola de caballo e hinojo, 1 o 2 tazas al día.

Sanguinaria azul
Por qué es útil: se considera hipotensora y diurética.
Qué parte se usa: las sumidades floridas.
Pruébala así: en decocción con mejorana, espino albar y cola de caballo.

Loading...