Pierre Dolmans, íntimo amigo de Valentino, tiene 38 años y trabaja en Sotheby's

Madonna enamorada ahora de un atractivo exmodelo

¿Y tú qué opinas?

Madonna y Pierre Dolmans
Gtres

15 de enero de 2015, 17:46

Es alto, rubio y tiene 38 años. Su nombre es Pierre Dolmans y, además de exmodelo es un avezado deportista: practica esquí y 'kite surf', entre otros. Madonna, de 56 años, nos ha sorprendido con un nuevo novio, más joven que ella –lo cual no nos sorprende en absoluto–, pero con unos años más de lo que nos tenía acostumbrados. Pierre Dolmans se dedica actualmente al mundo del arte y las antigüedades, trabaja en la prestigiosa casa de subastas Sotheby's, en Nueva York, pero hasta hace pocos años pertenecía a la agencia Next Models, la misma que representa a los españoles Andrés Velencoso y Jon Kortajarena. Ha protagonizado muchas e importantes campañas publicitarias, algo que tampoco debería sorprender puesto que tiene un importante padrino en el mundo de la moda: nada más y nada menos que el diseñador Valentino.

 

Fue en la casa que Valentino tiene en Gstaad, Suiza, cuando en diciembre de 2013, Madonna y Pierre se conocieron. La cantante y su prole se apuntaron a la fiesta que el diseñador ofreció a sus amigos para despedir el año y dar la bienvenida a 2014. Dicen que en aquella ocasión ya saltaron chispas, pero el romance aún tardaría unos meses en florecer. Por aquella época, Madonna tenía a su 'toy boy' Brahim Zaibat (28), aunque su relación ya comenzaba a hacer aguas. De hecho, le puso recambio rápidamente y se ennovió con el holandés, también en la veintena, Timor Steffens. En mayo, Madonna y Pierre coincidieron en una cena que se ofreció en el MOMA de Nueva York, en honor a Daniel Craig y Steve McQueen. El azar –o la propia Madonna, que movió sus hilos– hizo que compartieran mesa y mantel y, ahí sí, ya parece ser que hubo algo más. La complicidad con la que Pierre pasa el brazo por detrás de la espalda de Madonna, tal y como podemos ver en la fotografía, es una prueba de que la cantante se deja querer. Tener amigos en común, como Valentino, una carrera profesional alejada del mundo del espectáculo y un físico imponente también ha resultado ser determinante para ilusionar a la reina del pop.

 

Este verano, la relación entre Madonna y el bailarín holandés terminó tan rápido como comenzó. Ahora, Madonna está volcada en su nuevo disco, 'Rebel Heart', que saldrá al mercado en marzo, pero que ya se ha dedicado en promocionar ampliamente en las redes sociales. Pero Madonna sabe encontrarle hueco al amor y estas navidades alquiló una casa en Gstaad, donde Pierre esquía todos los inviernos. Allí han estado juntos e, incluso, él le ha estado enseñando a esquiar a ella, algo que la cantante no ha llevado muy bien, puesto que es una perfeccionista y eso de ser una esquiadora inexperta, recibiendo lecciones y consejos, no encaja mucho con su arrolladora personalidad.