Se llama Sara López y mostramos los vídeos donde exhibe su dominio del kizomba

Los movimientos de la bailarina que han vuelto loco a Adrián Lastra

¿Y tú qué opinas?

Sara López
Instagram

29 de enero de 2015, 09:31

Por GLÒRIA FERNÁNDEZ REVILLA

 

El actor Adrián Lastra ha durado poco con el corazón libre. Después de que no cuajara su romance fugaz con Lara Álvarez, presentadora del programa de Cuatro 'Todo va bien’ y actual novia del piloto Fernando Alonso, el actor que da vida a Pedro en la serie 'Velvet' se ha enamorado de la bailarina y coreógrafa Sara López. 

 

Es habitual que la nueva pareja verles paseando por el centro de Madrid en actitud cariñosa, compartiendo besos y gestos cómplices sin ocultar lo que ya es una evidencia. No ha trascendido aún quién ha conquistado a quién, pero queda claro que se lo pasan muy bien juntos e intentan hacer todo lo posible por buscar un hueco en sus apretadas agendas y poder compartir el mayor tiempo posible juntos. 

 

La nueva novia de Adrián es una reputada bailarina y coreógrafa madrileña  de kizomba, una disciplina de danza con raíces africanas nacida en Angola, cuya popularidad se está viendo incrementada por lo exigente que es con el cuerpo de quien la practica, especialmente con una parte concreta: el trasero. En los siguientes vídeo podemos ver el dominio que tiene Sara de los provocativos pasos y movimientos de este baile. 

 

 

Lo que más destaca de esta rubia de 29 años son su suaves facciones y un cuerpo esculpido desde los cinco años, edad desde la que lleva bailando. Empezó practicando ballet, pero la pasión por su trabajo la ha llevado a querer conocer modalidades tan diversas como danza del vientre, flamenco, salsa, bachata y otras más contemporáneas como el hip-hop. Aunque ha sido el kizomba, que empezó a practicar en 2009, lo que le ha dado fama dentro de la escena del baile y la mantiene viajando por todo el mundo para impartir cursos y hacer exhibiciones.  

 

En una entrevista concedida a un medio online especializado en bailes latinos, esta acuario, a quien de pequeña apodaban 'Gusiluz' por su carácter risueño, le vuelve loca cambiar de color de pelo y los zapatos de tacón alto. Además, está convencida de que hombres y mujeres pueden ser amigos y cree en el Destino, el mismo que ha hecho que se cruzara en la vida Adrián.