2.000 dólares sólo en cosmética

La desorbitada cantidad de dinero que Kim Kardashian se deja en maquillaje

¿Y tú qué opinas?

kim Kardashian

28 de febrero de 2015, 09:00

Por CONCHI ÁLVAREZ DE CIENFUEGOS

Kim Kardashian ha desvelado uno de sus secretos mejor guardados: cuánto le cuesta maquillarse. Conocíamos (y algunas ya poníamos en marcha) la técnica que ha popularizado, el ‘counturing’, pero no sabíamos cuáles eran los productos que utilizaba para ello. Ahora la web Into the Gloss ha conseguido que les abra su tocador y les muestre los 2000 dólares en cosmética que guarda en él.

Entre sus productos de cabecera más ‘luxury’, una hidratante de Guerlain que cuesta, nada más y nada menos, que 455 dólares. El producto, el preferido de celebrities y de adictas a los potingues con bolsillo fuerte, resulta extremadamente hidratante y rico para la piel, pero gracias a su textura no es nada pegajoso y se absorbe fácilmente. Además, y como buena obsesionada con la perfección cutánea, necesita tener en casa una máquina de luz LED para hacerse tratamientos sin moverse de su mansión. Esta ‘chuchería’ tan sólo le ha costado a la madre de North 755 dólares.

Entre los otros productos, mucho menos agresivos con la economía de uno, destacan la máscara de pestañas de Lancôme (27.50 $), la base de maquillaje Armani Luminous Silk Foundation (62 $), siendo lo más barato unas toallitas desmaquillantes de la marca Neutrogena que no llega a los 2 dólares. Entre sus firmas fetiches, una española. Natura Bissè lleva cuidando desde hace años las pieles más famosas, el producto preferido de Kim es la crema enriquecida con vitamina C cuyo precio es 115 dólares.

Kim no se ha dejado nada en el tintero. A la web especializada en belleza también les ha confesado que se lava el cabello cada 5 días. “Solemos (ojo a este plural que hace referencia a ella y a su peluquero personal) empezar la semana con un secado rápido, al día siguiente un efecto despeinado, al otro pasamos la plancha, y al cuarto tiramos de aceite para el cabello y hacemos un peinado pulido, como una coleta tirante. Y ya al quinto día lavamos”. Muy ordenado. Además, igual que tiene un peluquero de cabecera, también tiene varios maquilladores a los que llama “según se siente”. Por ejemplo, hay días que quiere maquillajes más ‘étnicos’, entonces llama a Mario Dedivanovic, pero si por lo contrario se siente más ‘glam’, opta por Joyce Bonelli, otra maestra de la brocha de su total confianza. El pan nuestro de cada día para todos los mortales, ¿verdad?

Más Sobre...
Temas Relacionados