"Mira, tengo 52 años y llevo 28 minutos de rodillas, así que necesito una respuesta o se me romperá la cadera"

George Clooney: 30 minutos de rodillas esperando el ‘sí’ de Amal

¿Y tú qué opinas?

Boda George Clooney y Amal Alamuddin
Gtres

21 de mayo de 2015, 12:39

Sacad el libro de hazañas amorosas. Si no lo tenéis, es el momento de empezarlo. Lo encabezaría la pedida de matrimonio de George Clooney, que ha reconocido que estuvo 30 minutos de rodillas esperando recibir el ‘sí’ de Amal. ¡Media hora de rodillas! ¿Sabéis cuánto es eso? Una sit-com americana, el trayecto en metro de una punta a otra de la ciudad, lo que se tarda en pedir y en comer un menú ahorro en una cadena de comida rápida. Demasiados minutos con el corazón acelerado.

 

Clooney, que ha visitado Valencia para promocionar ‘Tomorrowland’ su última película, se ha reencontrado con su enamorada en la ciudad levantina, pero lo suyo le costó convertirla en la señora Clooney. La abogada, cuando George le hizo la gran pregunta, no acertaba a decir nada que no fuera "Dios mío" y se encontraba en algo parecido en un estado de shock. La comprendemos, porque la pareja llevaba poco tiempo saliendo y el tema del matrimonio, según ha contado el actor a CBS News, no había salido mucho a relucir, por lo que cuando él se lanzó, la dejó fuera de combate. ¿El soltero de oro, aquí, de rodillas, pidiéndome que me case con él? ¿Dónde está la cámara oculta? Pondríamos la mano en el fuego por que ese fue uno de los pensamientos que se le vinieron a la mente en esos momentos. Al final, a George no le quedó otra que sacar de su estado de sorpresa a Amal hablándole claro: “Mira, tengo 52 años y llevo 28 minutos de rodillas, así que necesito una respuesta o se me romperá la cadera”. Bravo. ¡Amal seguro que le dijo sí por no cargar con eso sobre su conciencia! Bromas aparte, la pareja está loca el uno por el otro, aunque ella se hizo de rogar (se ve que ese es su rol en la pareja) y tardó en concederle una cita.

 

El momento de la proposición fue de lo más natural y tuvo lugar en la casa de Clooney. La pareja se encontraba disfrutando de un apacible momento de intimidad, escuchando algo de música de Rosemary Clooney (la tía del actor) y él decidió que no habría un momento mejor que ese para hacerle la gran pregunta.

 

 

 

Más Sobre...
Temas Relacionados