El extorero coincidió en una fiesta con Alba Carrillo, Feliciano, Mar Flores…

Fran Rivera: "Estamos muy preocupados con mi hermano"

¿Y tú qué opinas?

3 de diciembre de 2014, 17:02

Por MASSIMA POTENZA

 

Primeras apariciones públicas, parejas reencontradas, recuerdos a los que no están, deseos a puntos de cumplir… Que una fiesta de moda no es sólo eso y menos cuando tiene lugar en el mismo escenario donde Tristán e Isolda se declaran amor eterno o se desvanece la Traviata entre camelias, que no hay nada mejor que el Teatro Real para reinterpretar las pasiones y la vida. Así, Fran Rivera remarcaba su preocupación por el estado anínimo de su hermano Julianín, Javier Merino mostraba su fortaleza ciclópea a la malaria, Gonzalo Miró y Mar Flores en mangas de zorro y azul tiffany su tristeza por la desaparición de la Duquesa de Alba, Cari Lapique su alegría por la nueva vida de su último nieto y Helen Lindes y Alba Carrillo el anhelo por pasar por la vicaría. Y entre cortinones de terciopelo rubí, moda mucha moda y la melena rubio leonina del noruego Peter Dundas.

 

Chaqueta blanca, y pajarita y gafas de montura negra. El director creativo de Pucci, Peter Dundas, recibía el premio T al Mejor Diseñador Internacional y, si lo hubiera habido, el del hombre más 'Selfiado' de la noche, que podría haberse titulado algo así como “siente usted un señor noruego guapísimo a su mesa” porque todo el mundo, hombres y mujeres, buscaban perderse entre los rizos dorados del escandinavo, o, al menos, rozarse la mano en un descuido por coger el pan que nunca se sabe si le corresponde a uno el de la izquierda o el de la derecha. María Léon, con un vestido blanco de larga cola de Pedro del Hierro, al más puro estilo Reina del Hielo, fue quien acaparó al final su atención, quizás por aquello de que ser rubio natural une.

 

Y si hablamos de prestar atención, era muy difícil no mostrar ni una pizca de déficit porque los ojos se arrebolaban entre tanto royaltie del papel cuché. Uno de sus reyes, hijo de una Divina, claro, o sea, Fran Rivera, fue quien más acaparó flashes y cuitas. El ex torero reaparecía en Madrid tras su polémico chester, la muerte de la Duquesa de Alba, y su viaje a México y como las noticias se agolpan, la última se refería a su hermano Julián Contreras y su depresión. Acompañado de su mujer Lourdes Montes, y su hermana la diseñadora Sibi Montes y el novio de ésta, Fran expresaba ante las cámaras su preocupación y su malestar por la aparición televisiva del muchacho relatando su último incidente: “Estamos muy preocupados con mi hermano, claro que sí”. Parco, pero oye, muy sentido.

 

Mar Flores vestida por Caprile desfilaba por la alfombra roja con Javier Merino quien durante unas semanas le metió el miedo en el cuerpo y casi la hizo enmudecer. Anoche, en cambio, ya no necesitaba hablar mostrando ufana a su marido, prendido, por cierto, a unas mangas de zorro gris espectaculares que, como una malaria momentánea, también arrebataban el flato y subían las fiebre. “Ya estoy bien”, agradecía el empresario tras aquella estancia hospitalaria. Por cierto, Mar fue una de las ausencias más comentadas en el entierro de la Duquesa de Alba, quien años ha podría haberse convertido en su suegra si su intenso noviazgo con Cayetano Martínez de Irujo hubiera llegado a puerto. “Es una pena perder una madre, una gran pérdida”.

 

Y ese mismo recuerdo lo tuvo Gonzalo Miró que, por su parte, fuera novio de la pequeña de los Alba. El hijo de Pilar Miró fue, tal y como relataba, uno de los pocos que ha podido hablar con Cayetano y sabe de su estado de salud después de ser operado de una obstrucción intestinal. “Lleva la situación como puede. El es un tío fuerte, ahora el tiempo tiene que ser su mejor amigo y el de toda la familia”.

 

Cari Lapique ve como la suya, la familia, aumenta y aumenta aunque eso la convierta en abuela por partida cuadruple porque Cari otra cosa no, pero coqueta mucho. Abuela pero con tacones. Por eso a su vuelta de Miami donde Carla ha dado a luz a su segundo hijo, su único deseo es que el nieto no le haga correr mucho tras de él. “Es un santo, a ver si no se tuerce…”.

 

Que cada uno pone sus metas y se toma sus tiempos. Eso decía Pasión Vega de su amiga Pastora Soler quien esta semana sorprendía a todo hijo de vecino abandonando los escenarios con el corazón roto y la autoestima minada. “Pastora vuelve enseguidita. Eso no lo dudéis, lo que va a tomarse es un tiempito de descanso y ya está”. Ojalá que así sea, mientras habrá que entretenerse yendo de boda. La de Helen Lindes es como la Historia Interminable en fascículos. El 2015 será el año de su boda aunque llevamos con ella “desde hace un año. Yo llevo todo muy bien. Muy organizado. Como he empezado un año antes… Ahora me quedan siete meses y pico, lo llevo con mucha ilusión”.

 

Y con una semana de diferencia se casa Alba Carillo con Feliciano López. ¿Irá Fonsi a la boda?. “A mi me da igual, que Alba invite a quien quiera”. Como se nota que el canario es tenista. La pelota, en el tejado de la modelo. 

Lo más visto

  1. El peor momento de Antonio Orozco
  2. El nuevo dardo de José Luis Moreno dedicado a Sandra Barneda
  3. "Durante muchos años tuve miedo a hacerme las pruebas del VIH"
  4. Las cinco cosas que se llevó Alba Carrillo de casa de Feliciano López y que quizá tenga que devolver
  5. Esta semana, en Lecturas, Kiko, Makoke y sus hijos nos reciben en su casa