5 sencillos trucos para acabar con él

¿Cómo combatir el estrés navideño?

¿Y tú qué opinas?

estrés navidad

25 de diciembre de 2014, 16:00

Ahora que estamos metidos de lleno en la Navidad, todo comienza a ser sinónimo de felicidad, reuniones, reencuentros con los seres queridos, buenos deseos para el año que está a punto de comenzar... pero también comienzan a atacarnos diversos miedos.

 

   Tenemos que planear las diferentes comidas y cenas que se nos avecinan. Los regalos suelen ser también una de nuestras pesadillas y siempre esperamos hasta la última hora. Las compras que tenemos que hacer se vuelven cada día en una cuesta hacia arriba, que para alcanzar la cima, incluso peor que el Everest.

 

   Las vacaciones de los niños, cenas de empresa y con amigos y muchísimos compromisos más hacen que nuestra rutina diaria en estas fechas tan señaladas se vea alterada. Y visto todo lo que provoca la Navidad, el 44% de la población afima que es una época que le produce un aumento generalizado del estrés.

 

   Incluso uno de cada cinco españoles sufre el llamado 'estrés navideño' que nos provoca esta alteración de la rutina. Como decimos y quizás lo que más estrés nos puede provocar son las compras (76%). Qué hay que hacer de cena, que tenemos que preparar, son las cuestiones previas antes de enfrentarnos al supermercado, que estará hasta la bandera, para conseguir los mejores productos que llevar a la mesa. Los compromisos sociales (67%) son otro de los factores que nos pueden provocar dicho estrés y el exceso en los gastos (65%), que comienzan a ser desorbitados en algunas ocasiones durante diciembre son algunas de estas principales causas.

 

PERO... ¿PODEMOS EVITARLO?

 

    Pues sorprendentemente existe una respuesta afirmativa. Miquel S. Nonell, experto en Psicoterapia con hipnosis ericksoniana y coach de Next Human Engineering nos ofrece 5 consejos para combatir este estrés que nos provoca la Navidad.

 

1. La organización es la clave y la que nos puede salvar. La mejor manera es que cojas un calendario y te propongas que días vas a hacer las compras necesarias. No esperes al famoso último día para comprar los regalos y tampoco para adquirir los productos para preparar las comidas y las diferentes cenas que se avecinan. Ahorrarás tiempo, dinero y sobre todo ganarás en tranquilidad.

 

2. Ten mucho cuidado con los gastos. Por eso, la mejor manera es planificarlos, haciendo por ejemplo un presupuesto realista. Hay miles de regalos baratos -que no tienen por qué ser cutres- o incluso cenas originales con las que ahorrarnos algunos euros. La imaginación en estos casos es tu mejor aliada. Las mejores comidas y los mejores regalos no tienen por qué ser los más caros.

 

3. Aprende a decir NO. Debemos tener en orden nuestras prioridades y dar importancia a aquellas que realmente necesitan de nosotros de una manera inmediata. Pero sobre todo, aprende a decir un rotundo NO a todos aquellos planes y sobre todo a organizarlos y dejarte la piel en ellos si sabemos que no podemos con ellos. Huye del prefeccionismo, simplifica.

 

4. Ten cuidado en las cenas familiares. Sé positivo y evita temas que puedan ser comprometidos y conviertan en las reuniones con nuestros seres queridos en momentos demasiado incómodos y por los que no queremos pasar. ¡No provoques una de las populares disputas familiares!

 

5. No te olvides de ti. Si tu eres feliz, estás relajado/a y lo tienes todo bajo control, transmitirás tus sentimientos a todos a aquellos que tienes a tu alrededor. Resérvate espacio propio para descansar y relajarte.

 

   No hay que olvidar que la Navidad también es una época de nostalgia y de recordar a todos aquellos que ya no están con nosotros, por lo que hay que seguir sonriendo y afrontar las celebraciones con la mejor sonrisa posible.