Jacques y Gabriella

Charlene y Alberto de Mónaco ya son padres de mellizos

¿Y tú qué opinas?

Alberto y Charlene

10 de diciembre de 2014, 20:54

Por CONCHI ÁLVAREZ DE CIENFUEGOS

 

Los mellizos monegascos ya han nacido. Hasta hoy poco se conocía de ellos. Ni sabíamos qué esperaba Charlene, ni los nombres de las criaturas. Lo que sí sabíamos era que el varón, naciera cuando naciera, heredaría el principado.

 

A las 5 de la tarde del miércoles 10 de diciembre nacían Jacques y Gabriella. La primera en asomar la cabecita era la niña, pero la tradición monegasca establece que el varón tenga prioridad sobre la mujer en temas de sucesión. Es por eso que Jacques, nacido dos minutos después que su hermana, se convertía en el heredero oficial de Alberto. La costumbre marca que Jacques reciba el título de marqués de los Baux y que su hermana Gabriella use el de condesa de Carladès.

 

Los niños han venido al mundo en el Hospital Princesa Grace de Mónaco, bautizado en honor a la madre de Alberto, la estrella de cine Grace Kelly. Charlene ingresaba en el centro a las 10 de la mañana y se decidió que el parto se desarrollara mediante cesárea.

 

Alberto, por su parte, se ha visto obligado a cancelar su agenda prevista para hoy, para así estar al lado de la que lleva siendo su mujer desde el año 2012.

 

A pesar de que estos mellizos son los primeros hijos de Charlene, no es así para el príncipe monegasco. Alberto es padre de dos niños que tuvo fuera del matrimonio, y aunque los ha reconocido, estos no podrían optar al título de príncipe.

 

La anécdota del día referente a los nuevos ‘principitos’ ha tenido que ver con una antigua costumbre de ‘La Roca’. Con cada nacimiento se anuncia el sexo de los bebés mediante deflagraciones de cañón: 101 por niño y 21 por niña. Al ser gemelos, como imaginaréis, las detonaciones podían hacer temblar los cimientos del país, por lo que se ha restringido el número a 42, 21 cañonazos por bebé. Además, las campanas de todas las iglesias de Mónaco y las sirenas de los barcos atracados en el puerto han sonado para dar la bienvenida a Gabriella y a Jacques.