Don Juan Carlos en Marivent. ¡Se ha reconciliado con doña Sofía! ¡Hasta duermen juntos! No puedo dejar de sonreírme por debajo del bigote a lo Dakota cuando leo estas afirmaciones, ya que sus habitaciones en Marivent están tan separadas como las de la Zarzuela.

En privado siguen sin mantener contacto, se hablan a través de sus secretarias, y en público apenas se miran. Me cuentan que, en la visita a la Escuela de Rafael Nadal en Manacor, don Juan Carlos no le dirigió la palabra a su mujer, aunque ella mantenía el tipo fingiendo no darse cuenta. En la comida, en la que el emérito llevó la voz cantante, la reina se limitaba a sonreír y, cuando intentaba meter cucharada en la conversación, el rey la ignoraba.

Artículo relacionado

Don Juan Carlos, en Palma, ha hecho su vida, conserva su grupo de amigos y quizás ha tenido tiempo de ver a su querida Ela, su novia de juventud. ¡La princesa María Gabriela de Saboya está en Mallorca! ¿Casualidad o premeditación? Es una amiga sincera e inteligente que siempre le dice la verdad. Hace unos años, se encontró a don Juan Carlos en el hotel Royal de Lausana y, cuando este intentó presentarle a su acompañante, la princesa Corinna, Ela lo cortó abruptamente: “Ni lo intentes, Juanito, no quiero conocer a esta aventurera, y te aconsejo dejarla, esta relación te desacredita”.