Rubén Sánchez se ha convertido en el rostro de moda, y empieza a saborear las mieles de la fama tras pasar de ser un auténtico desconocido al hombre más buscado en apenas tres semanas. Pero también empieza a encontrarse con situaciones incómodas en los platós a las que tiene que hacer frente.

Tras estar en 'Sábado Deluxe', el ex futbolista y nuevo tronista de 'Mujeres y Hombres y Viceversa' ha sido el gran protagonista de La habitación del pánico, el nuevo programa que Nùria Marín ha estrenado este lunes en Cuatro y Divinity y que es el nuevo reto de la presentadora tras el fin de Cazamariposas y 'Más tiempo del descuento'.

Artículo relacionado

Rubén se ha sometido a una prueba revolucionaria de la verdad, algo así como un polígrafo pero que va un paso más allá, la estación neurológica, en la que ha respondido preguntas sobre 'La isla de las tentaciones' pero también de su vida personal. Así, ha revelado que no se ha sentido culpable al ver el 'Estefaníaa' de Christofer aunque no le gustó verlo "humillado". "Me da lástima, me da pena que este chaval esté sufriendo de esta manera pero no me siento culpable", ha dicho.

Además, ha confesado que no fue a más con Fani por "respeto a los niños a los que entrena" y que en ningún momento se enamoró de ella. "¿Quién se enamora en un mes?", ha dicho muy irónico y decidido al mismo tiempo que ha reconocido que Fiama "nunca" le gustó, porque la considera "una hermana".

RUBÉN STEISY

"Ah, no puedes enamorarte de Fani en un mes pero sí puedes considerar a Fiama una hermana en los mismos días. ¡Pues no lo entiendo!", le ha dicho Patricia Steisy, una de las colaboradoras del programa. Un zasca al que Rubén no sabía muy bien qué responder: "Son cosas completamente diferentes".