La relación de Isabel Pantoja y Mediaset ha pasado por distintas etapas. Ahora, la madre de Kiko Rivera es plena actualidad en la parrilla de Telecinco por la polémica de la herencia de Paquirri que le ha supuesto la ruptura con su propio hijo, Kiko Rivera, y la tiene más enfrentada que nunca a los hijos mayores del torero, los hermanos Fran y Cayetano Rivera Ordóñez, pero ha habido otras épocas en la que, de forma más evidente, la tonadillera era la estrella, reina y señora de la cadena. Al hilo de esto, Emma García ha revelado este sábado en 'Viva la Vida' lo que ocurrió con Isabel en una fiesta.

Artículo relacionado

Fue tras 'Supervivientes 2019'. Isabel Pantoja casi logra colarse en la final del reality tras muchísimas semanas en Honduras en las que reventó los audímetros. Isabel regresó a España antes de lo previsto por un problema de salud -que luego se empañó de polémica- y fue recibida en Telecinco con todos los honores. Tras el programa hubo una fiesta a la que acudió Isabel Pantoja y en la que también estaba Emma García, lo que allí pasó dejó marcada a la presentadora.

Emma García

Emma García, presentadora de 'Viva la Vida'.

Mediaset

"Fue todo Dios a hacerle la pelota a Isabel Pantoja, todo el mundo adorándole, todo el mundo detrás, dije 'pobre mujer, espero que sepa diferenciar", ha comentado en voz alta Emma García, muy valiente y segura de sus palabras. La presentadora ha dejado a cuadros a algunos de sus colaboradores que han reconocido que se sintieron obnubilados con la presencia de la artista de 'Marinero de Luces'.

Isabel Pantoja

Artículo relacionado

La propia Isabel Rábago ha comentado que vivió una especie de síndrome de Estocolmo porque fue muy crítica con el paso de Isabel Pantoja por 'Supervivientes' pero al verla en la fiesta se sorprendió con su forma de ser. Emma García ha añadido que en esa fiesta Isabel Pantoja mostró su lado más íntimo, ella se encontró con la persona y no con la artista, todo lo contrario a lo que transmitió en los Cayos Cochinos cuando las cámaras se encendían. Su propio hijo, Kiko Rivera, confesó en Lecturas que el personaje Pantoja se había comido a su madre, una pena.