Tras casi un mes confinamiento, España marca la cifra más baja de fallecidos de los últimos 13 días. Esto supone un descenso por tercer día consecutivo y el mejor dato desde el pasado 24 de marzo. El coronavirus está acabando con la paciencia de mucha gente, en concreto, con la de Violeta Mangriñán. La extronista se encuentra en cuarentena con su chico, Fabio Colloricchio, un hecho que ha provocado una fuerte crisis en la pareja y que, incluso, se ha llegado a hablar de ruptura, ya que la de Valencia dejó de seguir al de Italia en sus redes sociales.

Con la cabeza fría, la exconcursante de 'Supervivientes 2019' ha aclarado públicamente los motivos por los que casi termina su relación con el modelo y ha dejado claro en todo momento que ha sido por su culpa: “No tengo problema en reconocer que la crisis con Fabio ha sido por mi culpa. Cuando tengo que pedir perdón, lo pido. Soy una persona muy impulsiva, cuando me enfado soy como un polvorín", ha comenzado explicando a sus seguidores de Mtmad.

Artículo relacionado

La convivencia a veces puedes ser complicada pero si a eso le sumas las medidas extremas a las que estás sometidos por el COVID-19, es normal que haya más peleas de lo normal: "Soy una tía peleona. Es normal que estando los dos encerrados 24 horas, los detalles se magnifiquen. Fabio me dijo una cosa que me sentó fatal y yo le dije que se fuera de casa y la cosa se fue de madre. En las parejas reales pasan estas cosas", ha seguido.

Violeta siempre ha apostado por su relación con Fabio y ha querido quitarle hierro al asunto: "En todas las parejas hay discusiones pero si el amor es puro y de verdad, las cosas se hablan y se solucionan. Yo me peleo con Fabio un montón. De normal, cada uno hace su vida y nos vemos por la noche cuando llegamos a casa pero con la cuarentena y estar todo el día encerrados, pues ahora esos pequeños detalles se magnifican, es como un pequeño ‘Gran Hermano".

violeta y fabio reconciliación

No es a la única polémica a la que se han enfrentado. Ambos han sido acusados de haberse inventado los síntomas del virus tras desvelar que han sentido todas y cada una de las dolencias. Unas críticas a las que Violeta ha hecho frente sin cortarse un pelo y también, le ha vuelto a mandar un mensaje a los 'haters' que dicen que tiene sucio su domicilio.

“Fabio y yo, digamos, que nos dividimos la casa para no estar pegados a todas horas. Yo intento siempre mantenerme ocupada, tengo una serie de horarios y hago tareas durante todo el día. Y para los haters que dicen que mi casa está sucia… ¡Mi casa está reluciente, todos los rincones están perfectos así que a callar!”, ha sentenciado.

Reconciliación por todo lo alto

Lo mejor de las peleas son las reconciliaciones, así lo ha expresado Mangriñán. A pesar de este duro bache, la pareja ha querido dejar claro que su relación está mejor que nunca: "Si pasamos la cuarentena, seremos invencibles".

También, han superado la deslealtad del cantante nada más comenzar su relación: "Lo pasé muy mal en su momento", reconoció Violeta.