Cayetano Martínez de Irujo ingresaba la semana pasada a consecuencia de una nueva complicación derivada de los problemas estomacales que arrastra desde hace años. A lo largo de estos días el goteo de visitas ha sido continuo. Sus hermanos así como su pareja, Bárbara Mirjan, no se han separado de su lado en estos momentos tan delicados para el conde de Salvatierra.

No hay día que Eugenia Martínez de Irujo no asista al centro médico para conocer en primera personal la evolución de su hermano. “Está agotado”, aseguraba la condesa de Montoro, visiblemente preocupada. Esta situación ha dejado entrever que los hijos de la desaparecida duquesa de Alba han dejado a un lado sus conflictos personales para unirse cuando más lo necesitan, un vínculo que se ha extendido también a su pareja, Bárbara Mirjan, que no se ha separado de su lado ni un instante.

Artículo recomendado

El duque de Alba visita a su hermano Cayetano Martínez de Irujo en el hospital: "Está deseando salir"

El duque de Alba visita a su hermano Cayetano Martínez de Irujo en el hospital: "Está deseando salir"

La joven, de 25 años, salía del hospital acompañada de su cuñada Eugenia Martínez de Irujo. La duquesa de Montoro no dudaba en agarrarse del brazo de Bárbara, un gesto que deja entrever la magnífica relación que hay entre ellas. Afortunadamente, Cayetano va evolucionando favorablemente y ya se encuentra en planta tras haber estado unos días en la UCI. "Está deseando salir", confesaba Carlos Fitz-James Stuart en su última visita a su hermano pequeño. Eugenia convencía a su cuñada para salir a almorzar juntas y confesaba que la evolución del jinete va "poco a poco".

Este nuevo bache de salud impedirá que Cayetano asista a la boda de su sobrino Carlos con Belén Corsini, un enlace que se celebrará en los jardines del palacio de Liria y que reunirá a la más alta sociedad pero que estará marcado por las restricciones sanitarias a consecuencia de la pandemia.