No lo hemos visto venir. Cuando Anabel Pantoja anunció que se casaba, esperábamos que quisiera celebrar un bodorrio por todo lo alto pero parece que, de momento, eso no entra en sus planes. La colaboradora de 'Sálvame' está pensando en una ceremonia muy muy íntima pero eso sí, habrá fiestón después.

Artículo relacionado

Cualquiera podría pensar que Anabel Pantoja iba a ser una novia de lo más tradicional pero parece que en sus planes no entra celebrar una gran boda clásica. Ella no quiere líos tal y como ha confesado en una entrevista para mtmad en la que ha dado algunos detalles de cómo quiere que sea su enlace con Omar.

"Yo me hubiera casado el tercer mes en la playa él y yo solos", empezaba diciendo. Y ahora que llevan más de un año juntos y súper felices, han decidido dar el paso pero los planes de Anabel no han cambiado ni un poquito. "Lo quiero compartir con mi gente pero hay un momento en el que se me pasa por la cabeza y creo que sería lo mejor, lo mejor, hacerlo él y yo en la playa con la persona que te va a casar. Sí que creo que tiene que haber unos testigos, unos padrinos por parte mía y por parte de él... y ya después hacer una fiesta a lo padre pero es que si no, sería un embolao".

La parte de la fiesta parece que es la que más le gusta porque está dispuesta a celebrarla por partida doble, "Tiene que ser una en Sevilla y otra en Canarias", concluía.