20 años han pasado desde que Eugenia Martínez de Irujo y Fran Rivera se daban el 'sí quiero', jovencísimos y enamoradísimos, ante los ojos de toda España. La hija de la duquesa de Alba y el nieto de Antonio Ordóñez e hijo de Francisco Rivera se casaron en la Catedral de Sevilla y, pese a la ilusión y el despliegue, su amor duró poco más de dos años y medio. Todos y cada uno de los miembros de la aristocracia, realeza y el mundo de la tauromaquia, artistas y modelos del país asistieron a aquel evento ya histórico.

Tanto es así que nadie, absolutamente nadie, quiso faltar, incluida Toñi Moreno. ¿Pero cómo fue eso? La propia Toñi ha revelado que estuvo en primera línea del enlace en su programa, 'Viva la vida', este sábado. Bueno, más bien estuvo en primera línea trasera, ya que Toñi en aquella época era reportera de 'Andalucía Directo' y cubrió la boda. "Aprovecho para decir que engañé para hacerlo, engañé", ha dicho Toñi entre risas.

Artículo relacionado

Tal como ha contado ella misma, Toñi hizo trampas de las buenas para poder grabar el menú del convite de la boda de Eugenia y Fran. "Le dije al muchacho que estaba allí trabajando que su jefe me había dado permiso para pasar y grabé todo. Mira, cuando luego salió el reportaje en televisión y el jefe vio aquello... tuve que llamar y confesar: que le dije yo que tú me habías dado permiso. Si no lo echaban", ha relatado risueña.

Cómo han pasado los años –tanto que ninguna de las parejas que asistió a aquella boda sigue junta, incluidos los novios– y cuántas anécdotas como esta tendrá Toñi por contarnos. "¡Y haciendo estas cosas he llegado hasta aquí!", soltaba la presentadora. Si es que no se puede ser más espontánea ella.