No está Terelu para celebraciones. Así lo reconoció ayer en su programa, en el que confesó estar "triste y cansada" y que quería consultarlo con su médico. Con esta apatía a sus espaldas, muy pocas ganar tenía de festejar su 52 cumpleaños, como sí lo ha hecho en años anteriores, en el que solía invitar a su familia y a sus mejores amigas.

Artículo relacionado

Pero por más que Terelu hubiera querido que este cumpleaños pasara inadvertido, la gente que le quiere casi la ha 'obligado' a celebrarlo, de modo que la hija de Teresa Campos asistió a una cena familiar que organizó su hermana Carmen y, al día siguiente, optó por una reunión de amigos en 'petit comité'. Nada de fiestas a lo grande, pero sí un encuentro informal en los que a buen seguro sus amigos lograron levantar el ánimo a Terelu y arrancarle una sonrisa.

Entre los invitados estuvieron, cómo no, su hermana Carmen Borrego y su marido, José Carlos Bernal, así como su 'no novio' –esta figura del 'no novio' es cada vez más 'trendy'– Kike Calleja, y sus compañeros Kiko Hernández y Belén Rodríguez, quien más que una compañera de trabajo es una hermana para Terelu.