La Gala 11 de Supervivientes 2020 ha venido cargada de momentos emocionantes, pero sin duda el que más dará que hablar es la nueva etapa del concurso con los supervivientes ya en un solo equipo, que convivirá en Cayo Paloma. El adiós de José Antonio Avilés, el octavo concursante expulsado del concurso, marcará mucho una convivencia llena de tramas y viejos desencuentros que pueden resolverse o ir a peor, como el de Yiya y Rocío Flores, o Elena y Hugo, que dan un paso al frente y tres hacia atrás.

Artículo relacionado

También influirá en el día a día en la isla los cuatros nombres, muy fuertes, que han salido a la palestra. Hugo ha pasado de rozar el liderazgo con la punta de los dedos -en un reñido duelo con su ex, Ivana- a verse nominado, de nuevo. La semana pasada fue el salvado por el público en Tierra de Nadie, pero ¿volverá a tener la misma suerte esta vez? Se enfrenta a Jorge Pérez, que a pesar de ser una de las caras menos famosas del concurso tiene mucho apoyo entre la audiencia, y a su ex suegra Elena, que tiene a su hija Adara para hacerle fuera la mejor campaña. Cierra el grupo de nominados Yiya que a pesar de sus polémicas, e incluso una nominación disciplinaria, sigue salvándose y es una de las concursantes que más juego está dando en la isla. Pero esta vez tampoco lo tiene nada fácil.

Ivana Icardi, que ha descartado esta noche estar embarazada, se ha convertido en la primera líder de la unificación tras vencer a Hugo Sierra en un juego nada fácil. La argentina ha tenido una noche agridulce al haberse enfrentado a su ex novio en el concurso pero, al mismo tiempo, haber sido capaz de conseguir un collar de líder que a estas alturas del concurso es oro puro.