No queda nada. Ana María Aldón se encuentra acariciando el cheque de los 200.000 euros. La separan de la sustanciosa cifra una intensa gran final, donde medirá sus fuerzas por última vez con Rocío Flores, y quien salga de la primera expulsión que se juegan Jorge Pérez o Hugo Sierra. La emoción lo envuelve todo, y sus incondicionales se están volcando en hacer a Ana María Aldón la ganadora de 'Supervivientes 2020'. Todos los gestos valen y su hija Gema ha abandonado de nuevo el discreto segundo plano que suele ocupar, para ponerse frente a las cámaras. El objetivo lo tenía claro: tocar el corazón de la audiencia para que corone a su madre en la gala de esta noche. Un premio que se ha ganado después de tres meses de infierno en el paraíso caribeño de Los Cayos.

Artículo relacionado

Gema ha acudido al rescate de su madre. Todos los esfuerzos son pocos con tanto en juego, y no es tiempo para defensas tibias. Nerviosa, pero muy orgullosa por lo que ha conseguido su progenitora, ha aprovechado al máximo los minutos que ha tenido ante las cámaras de 'Sálvame', donde también es ha mojado a propósito del futuro profesional de la esposa de José Ortega Cano.

"Mi madre tiene que ganar porque es LA SUPERVIVIENTE", remarcaba emocionada. "De no saber nadar, es la que se ha llevado el mar consigo. Nunca ha tenido un mal gesto ni una mala palabras. ¡Se ha rapado incluso el pelo!", continuaba. Mila Ximénez le ha echado un capote remarcando la gran hazaña de la diseñadora en 'Supervivientes 2020': que la conozca la audiencia más allá de ser 'la esposa de...". "Por favor, hagámosla ganadora, porque es la superviviente de la vida. Estamos seguros de que va a ganar. Tenemos mucha fuerza", afirmaba haciendo malabarismos para no quebrarse.

Artículo relacionado

La realidad es que Ana María no las tiene todas con ella y Gema es consciente de la gran rivalidad que tiene su madre. De ahí, que no se le caigan los anillos para declarar que la mujer del torero "querría que Rocío fuera la ganadora, si ella no ganase. Estoy segura".

De la misma manera que el futuro profesional ligado a la televisión de Rocío Flores es una incógnita, pasa lo mismo con Ana María Aldón. Ambas tienen una vida estructurada fuera de esta aventura tan intensa que llega a su fin. ¿Les habrá picado el gusanillo del entretenimiento? Es una de las primeras cuestiones que tendrán que resolver, y Gema, en cuanto a su madre, habla de manera concluyente: "Creo que ella se dedicará a lo suyo que es lo que ha estudiado 4 años, porque ella es diseñadora. O compaginarlo".