Momentos de máximo tensión en Conexión Honduras 6. Los supervivientes han jugado un nuevo juego de recompensa, sin duda el más duro en lo que va de concurso. Como titanes en la arena, los concursantes se han jugado dormir en un colchón con sábanas limpias y un desayuno con tostadas y café con leche a la mañana siguiente. Todo un manjar y un lujazo en condiciones tan extremas que no estaban dispuestos a perder.

Artículo relacionado

La prueba ha sido como una bomba y han tenido que acabar actuando el equipo médico del programa. Ana María Aldón ha sido una de las peor paradas. La mujer de José Ortega Cano ha gritado de dolor por la presión de la cuerdas sobre su cuerpo y tirada sobre la arena ha protagonizado uno de los momentos más tensos en directo del programa. Ana María, Yiya e Ivana tenían que alcanzar unos objetos situados alrededor de un círculo que había dibujado sobre la arena mientras estaban atadas y los tirones de sus compañeras han acabado haciendo mucho daño a Ana María, que ha terminado llorando muchísimo ante la atenta mirada de Lara Álvarez, muy preocupada por su estado.

Ana María Aldón

Lara, muy preocupada, ha pedido al médico que entrara para atender a la diseñadora que ni respondía a las preguntas de la presentadora. Finalmente y una vez se ha aliviado la tensión ha reaccionado sin que sufra ninguna herida ni lesión, y además ha salido ganadora de la prueba.

ana María aldón

No es el primer susto que Ana María Aldón ha dado a la organización del programa en la última semana. Antes de su dolorosísima prueba de recompensa dio un buen sobresalto a sus compañeros cuando salió a pescar al mar. Una vez más Ana María empezó a gritar y el resto de desvalidos, muy preocupados desde la orilla, se temieron lo peor. "¿Se estará ahogando?", preguntaba Yiya. Y efectivamente era así: Ana María no sabe nada y perdió el pie en el mar. "Que me ahogaba, que me ahogaba", ha dicho a Hugo Sierra, que ha ido a socorrerla. Finalmente la superviviente consiguió regresar a la orilla.

A pesar del susto Ana María reaccionó y bromeó con sus compañeros: "José Ortega Cano ha estado a punto de quedarse viudo". Eso sí, logró pescar y que todos pudieran comer.