Si pensábamos que los diversos enfrentamientos de Ana María Aldón con Rocío Flores habían sido el peor trago de la mujer de Ortega Cano en 'Supervivientes', nos equivocábamos. La diseñadora tiene por delante un reto al que se ha sumado y que cambiará la concepción que tenemos de ella para siempre. Si su transformación física y personal en estos meses no pasaba desapercibido ni siquiera para su marido, ahora conoceremos a una nueva Ana María. Una Ana María... ¡sin pelo!

Artículo relacionado

La prueba de los retos es un clásico de 'Supervivientes', como lo es la apnea o el test de cultura general. Ponerle tentaciones a los concursantes para que tomen una decisión arriesgada. Si Yiya ha renunciado a su peluca o Barranco ha aceptado pasearse en taparrabos por la isla, Ana María Aldón se ha llevado la palma poniendo su melena en juego. La mujer de Ortega Cano no va a tener ningún problema en raparse a cambio de tres cocidos, al más puro estilo María Jesús Ruiz.

"Mi marido se ha cortado el pelo cortito cortito, mi niño igual, así que yo también. Soy una mujer de palabra", aseguraba la diseñadora muy valiente. A Ana María no parece asustarle dar este paso y viendo a sus predecesoras, tampoco parece que el riesgo les haya ido demasiado mal. Por el momento, la mujer de Ortega Cano se ha ido superando semana tras semana.

Ana María ha vuelto a protagonizar un nuevo giro radical en su paso por Honduras. De vivir en la cuerda floja debido a su distancia con Rocío Flores y el apoyo a Yiya, la gran enemiga de la hija de Antonio David, la mujer del torero se ha desmarcado de polémicas y ha acercado posturas con Rocío. Justo el mensaje que trasladó su marido y que ella, desde luego, ha entendido a la perfección. ¿Logrará así llegar hasta la final? No lo va a tener fácil.