La edición más extrema de 'Supervivientes' se está acercando a su gran final pero no sin antes poner entre las cuerdas a los concursantes. Las peleas por la comida están a la orden del día en los Cayos Cochinos, así que por ese motivo el programa ha decidido organizar la famosa mesa de las tentaciones. Lara Álvarez le ha ofrecido a cada superviviente una serie de recompensas pero, si tanto las desean, tienen que pagar un alto precio para conseguirlas.

Sin duda alguna, la persona más valiente de la isla ha sido Ana María Aldón. Tras una durísima negociación con la presentadora, la mujer de Ortega Cano ha decidido que se rapará el pelo a 15 milímetros en pleno directo en la gala de expulsión del próximo jueves 7 de mayo. ¡BOOM!

Artículo relacionado

Aunque al principio no le ha hecho mucha gracia, la diseñadora se ha armado de valor y cumplirá su promesa a cambio de tres cocidos completos: "Mi marido se ha cortado el pelo cortito cortito, mi niño igual, así que yo también. Soy una mujer de palabra", ha asegurado mientras sus compañeros no dejaban de aplaudirla.

"Sí señor, esa es la actitud", ha dicho Carlos Sobera desde plató.

ana maría aldón y lara álvarez

Ana María Aldón sigue el testigo de María Jesús Ruiz. La modelo, en la edición del 2018 también se rapó la cabeza al cero consiguiendo así tres pollos y una tarta de chocolate. Al igual que hizo Isabel Pantoja el año pasado. La tonadillera se cortó las puntas de su larga cabellera para disfrutar de una barbacoa con todo tipo de comida y bebida.

¡Menuda noche de tentaciones!

Ana María Aldón no ha sido la única que ha tenido que hacer frente a esta situación. Rocío Flores se ha negado a comer caliente durante tres días para obtener una carta de sus hermanos, David y Lola. Barranco, por su parte, ha aceptado ir desnudo durante una semana entera (solo con un taparrabos) a cambio de una gran pizza barbacoa.

Elena Rodríguez se temía lo peor. La madre de Adara Molinero ha conseguido un kit completo de pesca pero tendrá que conseguir los peces atada a algún compañero, requisito indispensable. Yiya se ha tenido que despedir de su querida peluca para lo que queda de reality por escuchar un romántico mensaje de 'Brócoli', su chico.

Jorge Pérez se ha comido un pollo con patatas entre pecho y espalda mientras Ana María le depilaba con bandas de cera fría. Ivana Icardi estará sin hablar hasta que el pirata Morgan lo decida. La argentina se comunciará a través de una pizarra y su recompensa ha sido una tarta de dulce de leche.

El único que ha renunciado a todo ha sido Hugo Sierra. El uruguayo no ha conseguido su ansiado pepito de ternera ya que no se ve con fuerzas de ir a ciegas por Cayo Paloma. ¡No se fía lo suficiente de sus compañeros!