La casa real española afronta una Navidad muy diferente. Con don Juan Carlos en el exilio y a la espera del discurso que dará Felipe VI este 24 de diciembre a las 21:00, lo cierto es que todavía los miembros de la monarquía no tienen nada claro cómo verán la aparición del Rey por televisión. En concreto, sus planes podrían cambiar a última hora si finalmente Iñaki Urdangarin abandona por unas horas la cárcel de Brieva.

Artículo recomendado

El primer y feo detalle de la reina Sofía a Letizia en Nochebuena

El primer y feo detalle de la reina Sofía a Letizia en Nochebuena

Según ha explicado la periodista Mariángel Alcánzal en El programa de Ana Rosa, Iñaki Urdangarín podría tener problemas para salir de prisión con un permiso debido a que la pandemia ha obligado a guardar cuarentena a los presos. Así, no suelen abandonarla porque para entrar hay que hacer unas pruebas diagnósticas con 72 horas de antelación.

Urdangarin
GTRES

Con esta situación, el exduque de Palma, que tiene solo la opción de salir cuatro días, lo tendría mucho más complicado. Si finalmente esta se produce, Iñaki Urdangarín pondría rumbo inmediatamente a Vitoria para ver a su madre, como ya hiciera el pasado 2019. Un lugar al que también se desplazaría la infanta Cristina, quien en estos momento se encuentra junto a sus cuatro hijos en la residencia de la reina Sofía, que los acoge a todos menos a su yerno.

Artículo recomendado

La reina Letizia: la cuenta pendiente de la casa real de cara al próximo año

La reina Letizia: la cuenta pendiente de la casa real de cara al próximo año

Sin embargo, si Urdangarín finalmente no sale de la cárcel, la infanta Cristina pasaría la Navidad junto a su madre y, por lo tanto, la reina Sofía no podría juntarse con los reyes Felipe y Letizia, ya que excederían las seis personas permitidas por el gobierno de la Comunidad de Madrid.

En el caso de que la infanta Cristina sí que se marchara a Vitoria, los Reyes y sus hijas tendrían la posibilidad de juntarse con la reina Sofía, que a su vez convive con su hermana, la princesa Irene. Unas reuniones que parece que en Zarzuela todavía están por decidir.