Si hay una herramienta que ha permitido seguir día a día lo que hacían los diferentes miembros de la casa real durante el confinamiento, esa ha sido Twitter. La red social se ha convertido en el lugar elegido por Zarzuela para enseñar las diferentes videollamadas y conferencias que mantenían tanto el rey Felipe como doña Letizia. Fotos y vídeos del momento que han servido para acercar más a los monarcas en unos tiempos complicados y por el que han recibido gran cantidad de halagos. Sin embargo, hay una red social que todavía se les resiste.

Artículo relacionado

Al contrario que otras monarquías europeas como la inglesa, ni la casa real española como institución ni los diferentes miembros cuentan con su propio perfil en Instagram. Un fallo en un mundo cada día más conectado en el que las imágenes cobran mucha importancia, más cuando se trata de acercarse a la ciudadanía. Una cuenta pendiente que la institución se podría poner como objetivo de cara al próximo 2021.

Perfiles personales

Unos perfiles en redes sociales con los que ya cuentan tanto las instituciones como diversos miembros de las diferentes casas reales europeas. Entre ellos, la que más triunfa es Rania de Jordania. La monarca cuenta con más de 6,2 millones de seguidores en un red social en la que se define como “una madre y esposa con un trabajo diario muy guay”. Nueve palabras que no la definen solo por su papel como royal, sino también por lo que es como persona.

Su perfil es un equilibrio perfecto entre la vida personal y sus obligaciones profesionales. Su triunfo en redes es tal, que es el único miembro de la familia que dispone de cuenta individual y supera, con creces, al perfil oficial de la casa real jordana, a la que solo siguen 1,2 millones de personas.

Artículo relacionado

Otra de las royals que cuenta con su propia cuenta de Instagram es la princesa Charlene de Mónaco, quien cuenta con 200.000 seguidores. Al igual que Rania, la mujer del príncipe Alberto suele compartir tanto imágenes de su trabajo como de su día a día, aunque en su perfil los grandes protagonistas son sus hijos, Jacques y Gabriella.

La estrategia de la casa real británica

Una opción muy distinta han elegido los miembros de la casa real británica. En lugar de contar con sus perfiles propios, los royals ingleses tienen una cuenta oficial, @royalfamily, con un perfil mucho más institucional. Con 8,5 millones de seguidores, este está inundado de los actos que protagonizan los miembros senior.

Además de este perfil, los duques de Cambridge también cuentan con el suyo propio, en el que les siguen más de 12 millones de usuarios. En su caso, Kate Middleton y el príncipe Guillermo también difunden su trabajo y suelen compartir vídeos sobre sus proyectos o en los actos a lo que acuden. Algo que también hacen el príncipe Carlos y Camilla de Cornualles a través de su perfil, con 1,2 millones de seguidores.

El resto de monarquías

El resto de monarquías europeas tampoco se quedan atrás. Los royals de Suecia ( 474.000 seguidores), Holanda (729.000 seguidores), Dinamarca (476.000 seguidores), Noruega (206.000 seguidores), Bélgica (77.000 seguidores) y Luxemburgo (36.000 seguidores) cuentan con su propio perfil institucional en el que comparten su trabajo diario. Todo a través de imágenes más personales con las que acercarse a la ciudadanía. Una estrategia que tanto Felipe como Letizia podrían copiar de cara al 2021.