Está enamorada como el primer día y eso se nota. Isabel Rábago y su marido, Carlos, forman una pareja de lo más sólida y siempre están ahí para cuando el otro necesita. Se apoyan, se admiran y, en definitiva, se adoran. La periodista siempre ha querido mantener a su chico al margen de su profesión, pero, al entrar en un reality como 'Secret Story' y cuando una se olvida de las cámaras, cómo no hablar de las personas más importantes que esperan fuera.

Artículo recomendado

Canales Rivera confiesa el gran secreto de su vida en 'Secret Story': "Quiero darle toda la notoriedad"

Canales Rivera confiesa el gran secreto de su vida en 'Secret Story': "Quiero darle toda la notoriedad"

La última disertación de Isabel Rábago sobre el amor verdadero tuvo lugar en el jardín y, mientras ella hablaba, convertida en la voz de la experiencia, sus compañeros más jóvenes asentían y aspiraban a alcanzar, algún día, lo que ella ha conseguido con Carlos. Luca, Cristina y Cynthia la miraban con los ojos como platos. La periodista considera que solo existe un gran amor en la vida de uno. Y que cuando este pasa, es muy difícil, por no decir imposible, que vuelva a suceder. Para ella, estar con parejas que sabe que lo que no va a ninguna parte, carece de sentido.

Artículo recomendado

Raquel Bollo se apunta a los pantalones wide leg de tiro alto que favorecen a todas las siluetas

Raquel Bollo se apunta a los pantalones wide leg de tiro alto que favorecen a todas las siluetas

Su discurso llegó a lo más hondo de Luca Onestini, quien dijo ya haberse enamorado locamente en el pasado, y esperaba volver a vivir un amor así en el futuro. Unas palabras que, probablemente, fueran por su ex pareja y que quizás dejaron a Cristina con las esperanzas a flor de piel. Y precisamente ella, le dijo a Isabel Rábago que en todas sus relaciones anteriores, sus novios habían tenido cosas que no le gustaban, pero que entendía que tenía que hacerse a ellas. La colaboradora de ‘Ya es mediodia’ no podía estar más en contra de su visión de resignación, pues la ex Miss dice que su marido no tiene una sola actitud que no le guste o moleste. Isabel Rábago solo encuentra una palabra para definir lo suyo con Carlos: perfección. Ay (insertar suspiro).