Emmy Russ ha vuelto a hablar este domingo durante 'La noche de los secretos' con Jordi González del drama que ha marcado su vida. La alemana entró a concursar a 'Secret Story' con un terrible secreto que confesó el pasado jueves tras ser expulsada. "Viví en un centro de menores porque mi madre me abandonó" es el durísimo secreto de Emmy Russ y este domingo ha confesado cómo esto ha afectado a su vida.

Artículo recomendado

José Antonio Canales Rivera desvela sus planes tras 'Secret Story': "Es un proyectazo"

José Antonio Canales Rivera desvela sus planes tras 'Secret Story': "Es un proyectazo"

Emmy convive con un trauma tras ser abandonada por su madre cuando era solo una adolescente. La rubia llegó un día a casa y estaba completamente vacía. "Mi madre me dejó sola. Por lo difícil que nos llevábamos. Luego me enteré que lo que quería era darme una lección. La policía me ingresó en este centro de menores y entendí que esa iba a ser mi casa por un buen tiempo", explicaba. "Fue hace muy poco, ahora tengo 22. Me afecta muchísimo en mi vida, el haber estado abandonada una vez", ha contado a Jordi González.

Emmy Russ

Emmy Russ llora al recordar el abandono de su madre.

Telecinco

La concursante de 'Secret Story' ha roto a llorar. "Me afecta con el tema de los chicos, cuando conozco a uno siento estabilidad y no lo quiero dejar marchar. Me da miedo perder a las personas, lo que hizo mi madre me ha dejado una cicatriz para siempre. Lo he perdonado pero en el corazón sigue", ha confesado Emmy, muy afectada y recibiendo el apoyo de Jordi González. "Me dijo que no quería más discusiones conmigo y que es la lección que me merecía. Eso me lo dice hasta el día de hoy, que es lo que me he ganado por discutir y por ser yo", ha añadido.

Emmy Russ

Jordi González se ha quedado impactado con la dura historia de Emmy Russ, última expulsada de 'Secret Story'.

Telecinco

Sus compañeros de la casa de 'Secret Story' han conocido el secreto de Emmy, que esta confesó a su amigo Luis Rollán saltándose las normas antes de marcharse. Adara e Isabel Rábago se han quedado muy afectadas hasta el punto que no han podido reprimir las lágrimas.