Mila Ximénez ha regresado al plató de 'Sábado Deluxe' llena de fuerza. Tras romper su silencio en Lecturas, la colaboradora se siente liberada y este sábado se ha reencontrado con sus compañeros de trabajo, amigos y ex amigos. La finalista de 'GH VIP 7' ha protagonizado un tenso cara a cara con Belén Esteban, y luego ha mantenido una conversación, también muy esperada, con María Patiño.

Artículo relacionado

María Patiño era del núcleo duro de Mila pero, sobre todo en las primeras semanas de Gran Hermano, fue muy dura en sus palabras contra su amiga: "Mila se siente como portavoz y nadie le ha nombrado. Si no quiere ser abeja reina que no se comporte así", llegó a asegurar con total sinceridad. Si bien es cierto que luego la defendió hasta el final, Patiño pidió que Adara fuera la ganadora. Hoy ha intentado explicarse ante Mila y ha acabado entre lágrimas.

Artículo relacionado

"No me importa justificarme ni pedirte disculpas porque contigo es muy fácil", le ha dicho muy seria María Patiño a Mila a la que le ha dicho una y otra vez que la ha defendido y que era consciente de que había frases suyas que le "pondrían en vídeos".

Tras intentar explicarse con su amiga, de la que se siente lejana, la presentadora ha acabado rompiéndose: "Tengo miedo a que Mila haya perdido la confianza en mí", le ha confesado a Jorge Javier Vázquez con los ojos vidriosos.

Muy tocada ante la posibilidad de perder definitivamente a Mila Ximénez, María Patiño no ha podido evitar emocionarse y no podía ni pronunciar una palabra para no explotar del todo. Ha sido cuando Mila se ha levantado para darle un emotivo abrazo y calmarla. "A Mila se le ha caído la boca defendiendo a Mila", ha añadido Kiko Matamoros, que luego ha bromeado pidiendo un 'Socialité' los viernes para animar a su compañera.

Mila Ximénez y María Patiño