María Patiño está teniendo unos días de lo más nostálgicos. Tras recordar lo unida que ha estado siempre a sus padres tras pasar unos días de vacaciones en Galicia (su tierra), la presentadora de 'Socialité' ha vuelto a rememorar momentos de lo más conmovedores... Pero esta vez junto a sus compañeras de trabajo, Mila Ximénez y Terelu Campos.

La periodista, que actualmente se encuentra muy distanciada de las colaboradoras, ha querido compartir en su cuenta de Instagram una imagen en la que sale de lo más sonriente al lado de ambas y, ha dejado constancia, que por mucho que quiera por el momento parece que no vaya a repetirse: "Esta foto costará mucho volver a vivirla. Aún así... ¡Nunca dejes de soñar! No permitas nunca que decidan por ti", ha escrito en la publicación consiguiendo en menos de 24 horas los 11.400 'likes'.

Artículo relacionado

La amistad entre las tres está de lo más reñida y todo tiene un motivo. La participación de la bloguera de Lecturas en 'GH VIP 7' provocó que su núcleo duro la diese la espalda. Primero fue Belén Esteban. La de Paracuellos aseguró que "no le gustaba cómo estaba viendo a Mila", mientras que María tenía una opinión muy similar: "Mila se siente como portavoz y nadie le ha nombrado. Si no quiere ser abeja reina que no se comporte así", aseguraba con total sinceridad.

Por otra parte, la gallega ha tenido una serie de altibajos con la hija de María Teresa Campos. La propia Patiño reconoció en su momento que estaba molesta con la actitud de Terelu: "Tú veras lo que te compensa o no en la vida. Yo creo que es capaz de distinguir quién es gente honesta y quién no".

Por último, Mila ha confesado en exclusiva para esta revista el mensaje que recibió por parte de Terelutras salir de Guadalix de la Sierra y ha zanjado los rumores sobre un posible rifirrafe entre ellas: "Al salir recibí un mensaje precioso de Terelu, dentro de la casa me pregunté si me hablaba o no con ella y me escribió: "¡Cómo no te voy a hablar!" Te amo con toda mi alma y no me quiero quedar sin ti"... Unas palabras que provocaron a Mila lágrimas de felicidad.