Adara Molinero ya avanzó durante 'GH VIP 7', en sus famosas confesiones al Maestro Joao, algunos de los aspectos menos idílicos de su vida de pareja con Hugo Sierra, el padre de su hijo, en Palma de Mallorca. Desde estas palabras han pasado muchísimas cosas y la pareja ha acabado separándose y tomando caminos distintos, pero la entrada del uruguayo y Elena, la madre de Adara, a Supervivientes ha reabierto la herida entre ambas familias, y es bien profunda.

Artículo relacionado

Adara se ha sentado en Sábado Deluxe tras su portada junto a su novio, Gianmarco Onestini, en Lecturas, que tanto ha dado que hablar esta semana, y en plena guerra con la familia paterna de su bebé. La bronca de su madre Elena y Hugo Sierra en Supervivientes que ha destapado la tensa situación que se vivió en el parto de Adara ha recrudecido, mucho, la relación de la ganadora de GH VIP 7 con su ex suegra y su ex cuñado, Bruno.

Adara y madre de Hugo

"Ya no les quiero, pero les he querido y ellos a mí. Quizás esté ensuciado todo por el dolor, prioriza eso el dolor", ha confesado Adara a Jorge Javier Vázquez. La ex azafata ha vuelto a hablar de lo sola que se sentía en Palma, antes de abrir los ojos en Gran Hermano, y ha reconocido que entró en una "dinámica" de la que ahora se arrepiente. "Hugo, desde un principio, no quería que mi madre fuera, y no quería que estuviera en casa. Pero, ¿sabes cuando entras en una dinánica de no querer discutir, justificar las cosas y querer estar bien por encima de todo?", ha dicho Adara.

Adara ha revelado que se sentía sola, "no tenía a mis amigas, a mi familia, y él (Hugo) era como un compañero de piso... Era muy frío, no me hacía mucho caso, es bastante independiente", ha compartido. Adara cree que la familia de Hugo "ha vivido otra realidad". "La que estaba en casa era yo con él, y su madre me dijo una vez que su hijo era su hijo y siempre le iba a dar la razón. Lo que yo pasé allí...", ha contado.