No pudo llegar a la hora del gran evento, pero Rocío Flores sí estuvo en todo lo que vino después. Una manera de resarcirse tras no haber podido estar en el homenaje a su abuela Rocío Jurado, a quien siempre ha dicho tener muy presente.

Artículo relacionado

Ayer, sus redes sociales, mostraban que estaba de Camino a Chipiona, por lo que muchos pensaron que estaría junto a Ortega Cano, Amador y Gloria Mohedano y que, por supuesto, escucharía el emocionado discurso que Gloria Camila habría escrito. Pero no hizo nada de esto porque el tiempo se le echó dramáticamente encima, por lo que solamente llegó a la comida familiar. Al menos, su ausencia quedó resarcida. Desde fuera, las cámaras captaron la alegría de sus familiares al verla llegar al restaurante donde tuvo lugar la comida, y, después, siempre al lado de su tía Gloria Camila, como mandando un mensaje de unidad tras haberse dicho que la relación entre ambas no era la que fue hace años, abandonó el local de muy buen humor.

Artículo relacionado

Por la noche, ya en Costa Ballena, la zona residencial donde ahora veranea la familia Cano, la influencer subía un stories caminando junto a la actriz de ‘Dos Vidas’. Con el mismo paso, dejando claro que marchan al mismo son y que la unión tía y sobrina es indestructible. Al menos, hasta que llegue la segunda parte del documental de Rocío Carrasco, ‘En el nombre de Rocío’.