2022 ha empezado fuerte para muchas influencers. No, no hablamos de viajes al otro lado del mundo ni si quiera de planes de lujo. No pocas creadoras de contenido han empezado el año pasando por quirófano, y una de ellas ha sido Anna Ferrer Padilla, hija de Paz, para realizarse una rinoplastia, es decir, una operación estética en la nariz.

Artículo recomendado

Belén Esteban, muy enfadada, estalla contra Paz Padilla y planta cara a su discurso más polémico

Belén Esteban, muy enfadada, estalla contra Paz Padilla y planta cara a su discurso más polémico

Atrás quedaron los años en los que las famosas usaban la excusa de “tengo el tabique desviado” o “no respiraba bien” para retocarse la nariz. Ahora, con una sinceridad aplastante, lo manifiestan de este modo: “no me gustaba”. Así ha sido como lo ha explicado para todos sus seguidores la hija de Paz Padilla. “Es verdad que no tenía una nariz que llamara la atención pero a mí, estéticamente, no me gustaba”.

“No quiero que se me malinterprete, para mí no era ningún complejo”, ha continuado Anna Ferrer Padilla en sus stories, donde se ha abierto por completo a sus seguidores que ardían en deseos de preguntarle absolutamente todo sobre su operación. “Si no me hubiera operado, sería igual de feliz. De hecho, no creo que ahora vaya a ser más feliz que antes. No creo que vaya con eso. Está claro que cualquier operación o cualquier tratamiento estético te va a venir bien para tu autoestima, para verte bien, pero si tú no realizas un trabajo previo de quererte a ti misma, de gustarte, de tratarte bien, de hablarte bien… por mucho que luego te operes, si tú no has hecho ese trabajo previo, entonces no te va a encantar”, ha resuelto.

Artículo recomendado

El planazo de Paz Padilla con Alonso Caparrós y su mujer, su mayor apoyo dentro de 'Sálvame'

El planazo de Paz Padilla con Alonso Caparrós y su mujer, su mayor apoyo dentro de 'Sálvame'

¿Por qué hacerlo ahora? Para Anna Ferrer Padilla esto se debe a que, hasta ahora, no se había cruzado en su vida el médico adecuado. El doctor encargado de su rinoplastia es, además, íntimo amigo de su madre, y eso le ha transmitido mucha confianza y tranquilidad. Además, el procedimiento al que se ha sometido es de los menos invasivos puesto que se trata de una rinoplastia ultrasónica, que no deja cicatrices visibles y provoca menos hematomas.

Tenía muchas ganas de hacerlo pero me daba mucho miedo la operación”, ha desvelado Anna Ferrer Padilla, quien, con convicción, asegura estar muy satisfecha de haber dado este paso y de no haberse dejado vencer por sus temores. El miércoles, ha desvelado, será el día en el que vea el resultado de la intervención.