Raquel Sánchez Silva ha vuelto a la primera línea de actualidad a consecuencia de la reapertura del caso de la muerte de su primer marido, Mario Biondo. Aunque la presentadora prefiere mantenerse al margen de la polémica y mantiene silencio, ha participado en el programa 'Fuera del mapa' de Alberto Chicote y ha revelado las amenazas que recibe desde hace años a través de las redes sociales.

Sin querer entrar en detalles, Raquel Sánchez Silva ha reconocido abiertamente que le han hecho mucho daño a lo largo de los años: "Fui de las primeras en tener cuenta en Twitter. Yo las viví con total libertad. Enamorada de ellas, esperanzada. Pero hoy en día pueden anidar mucho odio y crueldad", comentaba con cierto pesar al popular chef.

Artículo recomendado

Raquel Sánchez Silva reaparece en televisión en medio de la polémica por la muerte de su primer marido, Mario Biondo

Raquel Sánchez Silva reaparece en televisión en medio de la polémica por la muerte de su primer marido, Mario Biondo

Cabe recordar que en noviembre del 2020, la presentadora de 'Maestros de la costura' denunció a los padres y hermanos de Mario Biondo por llevar a cabo una campaña de acoso contra ella a través de redes sociales. Estos culpaban públicamente a Raquel de haber ocultado información sobre la muerte del italiano, algo en lo que la periodista nunca ha querido entrar.

Raquel Sánchez Silva y Chicote

Raquel Sánchez Silva se sincera con Alberto Chicote en La Sexta

Atresmedia

Durante su periplo por Cabo de Gata (Almería), Raquel se sinceró con Chicote y sin dar nombres hacía públicas las amenazas que había recibido no solo ella sino también sus hijos: "Hay muchísimos comentarios y muchísimos mensajes que ya no solo van dirigidos a ti, van dirigido a tu vida, van dirigidos a tus hijos, amenazas, amenazas de muerte (...) a nadie le gusta que le insulten ni que le acosen". La periodista concluía este tema con una profunda reflexión: "Es imposible que siga siendo ese lugar en el que todo vale. En mi caso, me ha cogido con una edad en la que me puede doler, pero no me puede derribar".