Rocío Carrasco hace frente al dolor insondable de revivir los últimos días de su madre, Rocío Jurado. La "eterna madrugá" de aquel 1 de junio de 2006 se producía y la hija de la más grande conecta de nuevo con aquella mezcla de emociones y sensaciones que la inundaban tras prepararse para el temido, pero inevitable desenlace. En el anterior episodio abordaba cómo su familia mediática tomaba posiciones ante una vida sin Rocío Jurado. Movimientos extraños que en 'Ella no quería irse', la nueva entrega de 'En el nombre de Rocío' que puede verse este viernes en Mitele Plus, queda subrayado por una nueva y explosiva revelación de Rocío Carrasco sobre José Ortega Cano, Gloria y Amador Mohedano y los miembros más conocidos de su familia, y su repentino interés en unas propiedades muy concretas de Rocío Jurado.

Artículo recomendado

EXCLUSIVA | Los mensaje de Rocío Carrasco que más han hecho sufrir a Terelu Campos

EXCLUSIVA | Los mensaje de Rocío Carrasco que más han hecho sufrir a Terelu Campos

No fueron disimulados. Al menos a ojos de Rocío Carrasco quien, a pesar del dolor y el sentimiento de pérdida tras haber visto fallecer a su madre cinco años después de despedir a su padre, estaba suficientemente lúcida para darse cuenta de lo que estaba pasando. La hija de Rocío Jurado pone sobre la mesa en el episodio nueve de 'En el nombre de Rocío' la tensión que se sentía en el ambiente entre el diestro y los hermanos de su madre. Y todo por unas propiedades que se habían convertido en su objeto de deseo. Un patrimonio que tenía, por cierto, una particularidad: no estaban detalladas en el testamento.

Rocío Carrasco
Mediaset

Una herencia valorada en 7 millones de euros que, sin duda, acabó rompiendo a una familia. Si bien nos habían vendido durante todos estos años que se mantenía unida porque Rocío Jurado era su 'pegamento' ahora, con el relato de Rocío Carrasco, vemos los verdaderos intereses de algunos de sus familiares por orbitar alrededor de la artista y de todo lo que había conseguido con el trabajo y el esfuerzo de toda su vida. "A partir de ese día con mi familia termina explotando. Cada uno termina por un sitio. Algunos juntos y otros por nuestro camino. Se unen a la persona que más daño le ha hecho a su hermana en vida a su mujer, a su sobrina y a la hija de tu mujer. El que va fardando de que lo querían mucho y que moría con él y todo ese tipo de cosas", recalca la hija de la más grande.

Artículo recomendado

Rocío Carrasco quita la careta a los Mohedano y destapa sus verdaderas intenciones ante la enfermedad de Rocío Jurado

Rocío Carrasco quita la careta a los Mohedano y destapa sus verdaderas intenciones ante la enfermedad de Rocío Jurado

Sabemos que Rocío Carrasco fue nombrada heredera universal. Sobre ella recayó el patrimonio musical de su madre y sus efectos profesionales y personales como trajes, joyas y derechos de sus canciones, muchas de las cuales han servido para formar parte del museo que lleva el nombre de la artista y que abría sus puertas en junio en su querida Chipiona. Recibió también el apartamento de Miami y 'El Administrador', finca también situada en la localidad gaditana. Además, recibió la parte correspondiente de la venta de la casa de La Moraleja, repartida con sus hermanos Gloria Camila y José Fernando. Cabe recordar el motivo por el que no legó nada a sus nietos, y es que quiso evitar por todos los medios que Antonio David se beneficiara de su herencia.

Por su parte, José Ortega Cano recibió su parte de Yerbabuena, aunque el motivo de distanciamiento con Rocío Carrasco fue el apartamento de Miami, sobre quien precisamente su hija Rocío, siendo solo una niña, le preguntó sobre qué iba a ocurrir con él. A su hermana Gloria le dejó su casa de Chipiona, además de la finca 'Los Naranjos', a repartir con Amador. Las dos naves industriales que tenía en San Sebastián de los Reyes la repartió de la siguiente manera: una para su hermano y otra para su sobrino Fernando y para Rosa Benito. Asimismo, legó a Juan de la Rosa, su secretario personal un dúplex en Chipiona.