La muerte de José Antonio Reyes ha causado verdadera conmoción. Lo trágico del suceso y la juventud del futbolista ha sacudido a todo el país, que desde el pasado sábado llora su muerte.

Artículo relacionado

Condolencias pero al mismo tiempo también muchas especulaciones acerca de cómo ocurrió y por qué. Ante todo esto, la Guardia Civil ha tenido que desmentir que "se haya fijado la velocidad" a la que circulaba Reyes en el momento del impacto, tras publicarse que este conducía a 237 km/h antes de perder el control en la carretera que une Sevilla con Utrera, a la altura de Alcalá de Guadaira.

Tal y como ha recogido 'Tu otro diario', aún se está trabajando en el atestado y sus conclusiones no serán definitivas "hasta dentro de un mes". El motivo de este retraso no es otro que el mal estado en el que el coche ha quedado tras el accidente, ya que tras impactar este salió ardiendo.

El golpe mediático que ha supuesto la muerte del ex futbolista del Sevilla y uno de sus primos -el tercer ocupante del vehículo sigue estable dentro de la gravedad- está haciendo correr ríos de tinta en las últimas horas. Es por ello por lo que el delegado del Gobierno en Andalucía, Lucrecio Fernández, ha querido intervenir y con ello aclarar algunos puntos.

Fernández ha rogado que se eviten conclusiones precipitadas sobre los motivos del accidente en el que Reyes perdió la vida al mismo tiempo que ha pedido respeto a la familia y el recuerdo de los fallecidos.

José Antonio Reyes se ha ido demasiado pronto dejando a su esposa, Noelia López, sus tres hijos y el resto de su familia y amigos absolutamente desolados.