Muchas veces, las redes sociales atraen a seguidores y 'haters' por igual. Un fenómeno que se multiplica en las cuentas de los personajes famosos y con el que muchos de ellos ya están acostumbrados a lidiar. Kiko Rivera y Anabel Pantoja son dos de ellos, y es que han tenido que responder más de una vez a los malos comentarios que a veces inundan sus respectivas cuentas de Instagram. Los dos están cansados de las críticas y han tenido una reacción similar a la última oleada de 'haters' que ha visitado sus perfiles... ¡y en el mismo día!

En el caso de Kiko Rivera, todo empezó cuando colgó una foto junto a Rafa Mora presumiendo de su amistas: "La lealtad es rara si la consigues, quédatela.
Mi tete siempre activo @rafamoratete Marcando tendencia Familia 💣💣💣 #kikorivera #trending #newlife". Sin embargo, muchos de sus seguidores se fijaron en la parte de abajo de la foto, en la que se ven los pies de ambos enfundados en sendas chanclas y calcetines hasta media pantorrilla. Todo un look de guiri profesional que no tardó en convertirse en objeto de burla por parte de sus seguidores, que les dedicaron perlas como "Mi hijo adolescente lleva los calcetines así todo el verano y cada vez que lo veo me dan ganas de darle una colleja" o "paletada nueva eso de las chanclas", además de los que les llamaron "ridículos" y "dos tontos muy tontos", entre otras cosas.

La reacción de Kiko no se hizo esperar: al poco rato, colgó una foto prácticamente igual, demostrando que no se avergonzaba por su look, y la adornó con un texto dedicado a sus 'haters' que no podía ser más rotundo: "Algunos (los que sólo hablan mal e insultan) solo quisierais ser yo. Pero lo siento soy auténtico e irrepetible.
Seguir ladrando al fin y al cabo amo a los animales 😘".

Artículo relacionado

Anabel Pantoja, por su parte, empezó a tener "problemas" al colgar una imagen de sí misma en top-less en la que irradiaba alegría y en la que no escondía sus curvas. Para no variar con esta clase de imágenes, pronto empezaron a salir los comentarios negativos y las críticas a su físico. Ella, lejos de amilanarse, colgó en su 'stories' la misma foto con un texto que habla la mar de claro: "No tengo una figura asombrosa ni un estómago plano. Estoy lejos de ser bonita (según algunos), pero soy yo. Como comida. Tengo curvas. Tengo más grasa de la que debo. Tengo cicatrices porque tengo una historia. Algunas personas me quieren, a otras les gusto y otras me odian. He hecho bien. He hecho mal. Voy con maquillaje o sin maquillaje y a veces no me peino. Hago cosas al azar y estoy loca. No pretendo ser alguien que no soy, soy quien soy, puedes quererme o no... Y si te quiero, lo hago con todo mi corazón. No pido disculpas por cómo soy". Un olé por Anabel.