Los dos días que Marta Peñate y Tania Medina han pasado como parásitas les ha servido a las concursantes canarias para limar asperezas. Tal ha sido su acercamiento que no han dudado en compartir confidencias tan íntimas como su deseo de ser madre. La exgran hermana está muy feliz junto a Tony Spina y no solo estaría encantada de ampliar la familia sino que sueña con pasar por el altar muy pronto.

Artículo recomendado

Nos colamos en la lujosa casa con terraza y piscina de Marta Peñate y Tony Spina

Nos colamos en la lujosa casa con terraza y piscina de Marta Peñate y Tony Spina

"Me iba a casar el año que viene en agosto pero creo que prefiero quedarme primero embarazada", puntualizaba Marta. Aunque no ha especificado qué tipo de dolencia padece, la que fuera concursante de 'La isla de las tentaciones' ha contado que el día que quiera ser madre se tendrá que someter a un tratamiento de fertilidad: "Tengo problemas y no quiero seguir aplazándolo porque no quiero tener que hacerme un tratamiento de fertilidad con 34. Si me tengo que hacer un tratamiento de fertilidad, que lo voy a tener que hacer, que sea cuanto antes", contaba.

Tania Medina y Marta Peñate

Tania Medina y Marta Peñate hablan de sus planes de futuro en Honduras

Mediaset

Marta Peñate lo tiene claro: "Quiero que Tony sea el padre de mis hijos" por lo que no sería de extrañar que tras el fin del concurso la pareja, que lleva dos años de relación, se pongan manos a la obra.

Durante la conversación, la canaria ha hablado de cómo se imagina como mamá: "Creo que a mi hijo le tiene que dar miedo que yo sea su madre", bromeaba a la vez que admitía que no le da ningún tipo de miedo dar el paso de formar una familia con su chico.

Artículo recomendado

Lara Álvarez, el mayor consuelo de Kiko Matamoros en su peor momento en 'Supervivientes'

Lara Álvarez, el mayor consuelo de Kiko Matamoros en su peor momento en 'Supervivientes'

Marta Peñate, completamente rota tras la expulsión de Tania

El pasado domingo, Tania Medina era expulsada de manera definitiva dejando a Marta completamente desolada por tener que enfrentarse de nuevo a la soledad. "Lo voy a llevar fatal, la broma ya se acabó, llevo días aquí, ya me pesa. No tengo ganas", confesaba con las lágrimas brotando de sus ojos.