Marta López Álamo y Kiko Matamoros han vivido una etapa más que complicada. El colaborador de televisión tuvo que ser hospitalizado durante tres semanas después de pasar por quirófano para extirparle la vesícula. Cuando salió del centro médico, la pareja puso rumbo a México para disfrutar de unas románticas vacaciones. Sin embargo, la pesadilla no ha quedado ahí y el tertuliano ha tenido que volver a ser intervenido debido a que la infección vírica persiste. Unos duros momentos que la joven está viviendo de primera mano.

Artículo relacionado

Mientras que Kiko Matamoros se encontraba en quirófano, Marta López Álamo se ha sincerado con todos sus seguidores y ha hablado largo y tendido sobre su relación. La joven ha reconocido que no ha sido una época fácil para ninguno de los dos, pero que confía en que todo mejore. “Estoy bien, soy una persona positiva y siempre intento sacar el lado bueno de las cosas, incluso cuando son bastante malas. He tenido mis momentos”, ha confesado.

En más de una ocasión Marta ha reconocido que Kiko no es buen enfermo, algo que ha hecho que las cosas no sean fácil para ambos. “No es fácil estar con quien estoy. Kiko tiene derecho a sentirse mal por sus problemas al igual que todo el mundo. Lo ha pasado muy muy mal, le ha debilitado mucho. Él es un hombre muy activo, estar de hospitales para arriba y para abajo no ha sido fácil”, ha asegurado la joven en su cuenta de Instagram.

Artículo relacionado

Tras la intervención de Kiko, Marta también ha compartido una bonita fotografía junto a Kiko en la que celebraba que todo hubiera salido bien. “My ❤️. No sabes las ganas que tengo por disfrutarte y de disfrutarnos. Prueba superada, ¿no?”, ha escrito la joven después de que el tertuliano saliera del quirófano. La pareja espera que esta intervención ponga fin a estos meses tan complicados.