El de este año ha sido un verano complicado para Kiko Matamoros. Primero, por el tenso enfrenamiento que protagonizó con su exmujer, Makoke, y su hija Anita. Y segundo, por las tres semanas que estuvo hospitalizado, tras las complicaciones a las que tuvo que hacer frente desde que pasó por quirófano para que le extirparan la vesícula. Cuando salió del hospital, encontrándose mejor, puso rumbo a México junto a su novia, Marta López Álamo para disfrutar de unas románticas vacaciones.

Artículo relacionado

A su vuelta a España tras las vacaciones, Kiko Matamoros contaba en ‘Sálvame’ que tenía que volver a pasar por el hospital para ser intervenido de nuevo, debido a que la infección vírica tras su operación de vesícula persiste. Este jueves el tertuliano televisivo pasa por quirófano. Además de su familia, su novia, Marta López Álamo, está siendo un gran apoyo para él. La modelo, que ha estado en todo momento junto a Kiko en su paso por el hospital en los últimos meses, tampoco se ha separado de él en esta ocasión.

Marta, que está muy pendiente del tertuliano televisivo, ha compartido en Instagram una foto suya desde el centro hospitalario en el que operan a Kiko, mostrándose apenada de que su novio haya tenido que volver a pasar por el hospital. “Demasiado selfies aquí este año”, ha escrito la modelo junto a su foto, en la que aparece frente al espejo de un cuarto de baño.

marta lopez alamo
Instagram

Aunque para Marta López Álamo este está siendo un verano muy duro por los problemas de salud de Kiko, la joven hace lo posible para estar fuerte y animar a su chico en estos momentos complicados. La modelo dedicaba este jueves por la mañana un cariñoso mensaje a su novio a través de Instagram. "Mi campeón", escribió la modelo junto a una fotografía que refleja lo unidos que están. El tertuliano televisivo se mostró optimista en la conexión que realizó con ‘Sálvame’ esta semana. "No estoy preocupado porque estoy confiado de estar en las mejores manos. Son cosas que pueden pasar perfectamente”, expresó al anunciar que tenía que pasar otra vez por el hospital para ser operado.