Lydia Lozano ha vivido una de las noches más duras en televisión tras descubrir en directo cómo formó parte del juego de Antonio David Flores y cómo este comercializó con el convenio privado que firmó en 2003 con la madre de sus hijos, Rocío Carrasco. Un convenio que fue muy público y cuestionado pero del que no se contó la realidad, tal y como ha destapado la hija de Rocío Jurado con el documento en la mano en el séptimo episodio de 'Rocío, contar la verdad para seguir viva'.

Artículo relacionado

Rocío Carrasco decidió firmar un documento privado de custodia compartida para por un lado satisfacer la necesidad de sus hijos de estar con su padre y también intentar frenar los ataques de Antonio David en televisión. La sorpresa de la madre de Rocío Flores fue que Antonio David, a pesar de que había cláusula de confidencialidad, contó a Lydia Lozano el contenido de este convenio y además le mintió diciendo que había detrás "un intercambio económico". "Renuncié a muchas cosas que igual me pertenecían", dijo Antonio David Flores en su momento.

Lydia Lozano contó en distintos medios el "esfuerzo económico" que tuvo que hacer Antonio David para estar con sus hijos y ahora ha podido leer que Rocío Carrasco no recibió nada a cambio. "Esa es su campaña, qué clase de madre hace eso con dos niños pequeños.... Para mentir hay que tener muy buena memoria", ha dicho Rocío Carrasco en su documental.

Lydia Lozano

Lydia Lozano en el plató de 'Rocío, contar la verdad para seguir viva'.

Telecinco

"Estoy fatal... Han sido tantos años hablando de este convenio. Me siento engañada por Antonio David, en cómo se dio la noticia. Para mí era la noticia, que tuvieran un acuerdo, es decir me dijeron: 'A cambio de dinero yo dejo a los niños 15 días con el padre', y él renunciaba a su parte de Rochipin, una furgoneta, una casa en Málaga... La custodia compartida era un intercambio económico", ha explicado Lydia, que en un acto de fe creyó a ciegas esta información de Antonio David.

Muchos han pensando que Rocío Carrasco vendió a sus hijos por dinero en este convenio firmado por 2003 y que Lydia Lozano se encargó de contar. Ahora la periodista, muy afectada, se ha enterado de la verdad de las cláusulas de este documento.