Estaba desarrollándose como una entrevista amable, sobre su vida con Ana María Aldón, su futura boda en verano, su amor eterno a Rocío Jurado, sus hijos... "Dicen que soy un Ave Fénix, renazco de mis cenizas", afirmaba triunfante en el plató de 'El Programa de AR'. Sin embargo, llegó el momento en que Ana Rosa Quintana puso sobre la mesa los temas que más le crispan a José Ortega Cano: el limbo en el que se encuentra el Museo de Rocío Jurado en Chipiona (Cádiz) y la actitud de Rocío Carrasco con su familia.

La presentadora ha querido tirarle de la lengua, pero el torero no se ha mostrado muy colaborador. En todas las aristas familiares de los Ortega-Mohedano la consigna parece ser cuanto menos se diga, menos posibilidad existe de que las relaciones se pongan peores, porque mejor resulta casi imposible imaginarlo ahora. Sin embargo, el viudo de Rocío Jurado ha aprovechado para lanzarle un par de dardos a la hija de 'la Más Grande'.

Artículo relacionado

El primero de ellos, referente al Museo de Chipiona. Ortega ha expresado su disgusto porque, a pesar de que el centro tiene todos los papeles en regla, no se ha abierto ya. "Parece ser que yo soy uno más de toda esa gente que querría que el museo estuviese ya abierto", presionaba desde la pequeña pantalla a Rocío Carrasco.

Que Rocío Jurado era el 'pegamento' que mantenía unidos a todos en el clan, ha quedado más que claro después de años de fractura con Carrasco a un lado contra todos sus familiares. Desde que ha abandonado su aislamiento mediático voluntario para involucrarse en 'El punto de partida' el musical homenaje a su madre, ha recibido ataques, velados y directos, como el que le ha dedicado también el torero. En este caso, tanto para Rocío como para su marido Fidel Albiac. De nuevo, ha insinuado que Fidel sería el responsable de la dura actitud de Carrasco con todos los Mohedano y les ha mandado un 'recadito' muy directo: "Ahí los que han cortado y los que han tirado por la calle de en medio han sido quienes han sido", refiriéndose a Rocío y a Fidel, y ha matizado, "no conmigo, sino con su tía y con sus propios hijos".