Kiko Rivera ha reaccionado al último movimiento de su madre, Isabel Pantoja, a sus espaldas. Un cartel de 'se alquila' en la fachada de Cantora sorprendía a propios y extraños este fin de semana, el dj tampoco tenía noticias de esto a pesar de ser propietario de parte de la finca y ha vuelto a brotar en Instagram.

Artículo relacionado

"De verdad, esto ya es lo último que me faltaba por ver. Dios, dame paciencia porque como me des fuerza… Acojonante", ha publicado Kiko Rivera en sus stories junto a una fotografía de Cantora con el cartel de 'se alquila'. El cortijo ha sido uno de los principales motivos de disputa entre madre e hijo en estos últimos meses, desde que Kiko Rivera diera un golpe en la mesa y rompiera toda la relación con su madre tras haber sido engañado.

En su última exclusiva con Lecturas, una extensa y sincera entrevista que concedió a Jorge Javier Vázquez, Kiko Rivera compartió las propuestas que le ha hecho llegar a su madre Isabel Pantoja en este tiempo con respecto a Cantora. Todas sin respuesta. Ahora, se ve sorprendido por este movimiento de su progenitora, que quiere hacer negocio con la finca alquilándola para eventos como bodas, bautizos y comuniones.

Kiko Rivera
INSTAGRAM @riverakiko

"A veces las personas no tienen tacto a la hora de hacer las cosas o simplemente lo hacen queriendo para hacer daño o llamar la atención porque les gusta ser el centro de atención. El tiempo pone a cada uno en su sitio. Educación y respeto, eso es primordial", ha publicado Kiko Rivera en su cuenta de Instagram, a lo que ha añadido, verdaderamente dolido: "Que cada uno saque sus conclusiones".

Artículo relacionado

Esta es la amarga sorpresa que Kiko Rivera se ha llevado en un fin de semana muy emocionante para él, ya que ha viajado hasta Bilbao con su esposa, Irene Rosales, y sus hijas para estar en la Comunión de su hijo mayor, Francisco. Un evento al que Isabel Pantoja estaba invitada pero no ha asistido.