La faena que le hicieron a Irene Rosales al no decirles que habían cambiado el restaurante en el que Isa Pantoja y Alberto Isla celebraron el bautizo de su hijo ha sentado muy mal a Kiko Rivera. Según han asegurado en 'Sálvame', el hijo de Isabel Pantoja estaría dispuesto a romper relaciones con su hermana después de este desplante a su mujer. Sería, pues, un enfado más en la larga lista de desencuentros entre Kiko e Isa, desde que esta decidió irse de Cantora nada más cumplir 18 años y estando embarazada de Alberto Isla.

Artículo relacionado

Irene Rosales acudió sola al bautizo del hijo de Isa, ya que Kiko Rivera no pudo asistir, según la versión de Irene, y porque "se encontraba indispuesto", según afirmó su amigo Rafa Mora. En 'Sábado Deluxe', Dulce aseguró que a Kiko le prohibió ir al bautizo su madre, Isabel Pantoja, y que, a su vez, Kiko no dejó que Irene se llevara a sus hijos. Por otra parte, se afirmó que Irene no veía con buenos ojos la manera en que su suegra y su marido trataban a Isa, razón por la que decidió asistir al bautizo ella sola. Un lío familiar que va a traer cola porque tanto Isabel Pantoja como Irene Rosales han anunciado sendas demandas contra estas afirmaciones.

Claro que con lo que Irene no contaba es que Isa y Alberto habían cambiado hacía un mes el lugar de la celebración del convite, pero no se lo comunicaron a la mujer de Kiko, por lo que ella se presentó en el restaurante que ponía en la invitación. Al final, preguntó y acabó yendo al restaurante correcto, pero llegó tarde y bastante mosqueada, como es natural.

Anabel Pantoja, presente en el plató, no quiso entrar en ese tema. "No he hablado con mi primo. En cuanto a la invitación, yo no la llevaba encima porque mi bolso era muy pequeño, pero pensé yo voy allí y cuando llegue ya preguntaré".