Con solo dos añitos (a punto de cumplir los tres), Matías hace lo que quiere con su abuelo Kiko Matamoros. Basta una personita de apenas un metro para doblegar al enorme colaborador, cuya corpulencia, voz profunda y fuerte carácter no tienen absolutamente nada que hacer con el arma más poderosa de todas: la ternura de un nieto.

Artículo relacionado

Kiko Matamoros, en su conversación con su tocayo Rivera, charló sobre su faceta de abuelo, algo que disfruta enormemente en este capítulo de su vida en el que parece irle todo a pedir de boca. “Ayer estuve con mi nieto y la verdad es que es una maravilla, porque tiene dos añitos y todavía habla con media lengua. Hacemos peleas en la alfombra de la casa de su madre. Me espera y nada más llegar se pone en posición”. Tal y como asegura el mediático abuelo, nada más verle, al niño se le ilumina la cara, “y eso a mí me encanta”. ¿Alguien más nota lo MUCHÍSIMO que está gozando Kiko de esta faceta? Es empezar a hablar de él, y a Matamoros se le transforma el rostro. “Con él ya sí que me muero”, revelaba al vástago de Isabel Pantoja, quien le entiende perfectamente pues sus hijas e hijo se han convertido su mayor fuente de alegrías en uno de los momentos más agrios. Los niños sacan lo mejor de nosotros mismos y eso es algo en lo que los Kikos no pueden coincidir más.

Kiko Matamoros NIETO

Kiko Matamoros no puede ocultar su enorme debilidad por su nieto, Matías, quien le llama "bello"

@kiko_matamoros

“Me llama bello”, continúa revelando el Matamoros más familiar, “al principio, abuelo le costaba decirlo y me llamaba bello, y me he quedado con bello”. No creáis que es el único que tiene mote en casa, al padre de Benji, su otro abuelo, también le ha apodado de una cómica manera, “a él le llama bobo, que no es que sea bobo, que le llama así. A veces se confunde”. Estamos seguros que con la gracia del niño, cualquiera se dejaría llamar lo que él quisiera.

Kiko Matamoros no solo disfruta de esta etapa de su vida gracias a su faceta de abuelo, sino también le sonríe el lado amoroso. Su relación con Marta López Álamo marcha viento en popa. Se acaban de mudar a un precioso piso de lujo en una de las zonas históricas de Madrid y aprovechan cualquier ocasión para hacer planes románticos. Sin ir más lejos, con la llegada de las buenas temperaturas a la capital, salieron a tomar algo a uno de los hoteles más exclusivos de la ciudad.

Kiko Matamoros marta Lopez

Kiko Matamoros disfruta del buen momento que vive

GTRES