Tras el mal rato que Kiko Hernández vivió el pasado domingo dura la emisión del segundo y tercer capítulo de Rocío: contar la verdad para seguir viva, el colaborador de Sálvame se ha puesto manos a la obra y ha organizado un planazo en el jardín de su casa para poder sobrellevar la semana de la mejor manera posible. Kiko se ha mostrado de lo más duro con su excompañeros Antonio David Flores tras los testimonios de Rocío Carrasco: "Ahora mismo me alegro de no ser compañero de Antonio David. Me alegro, no sabéis cuánto ni sabéis cómo. Sería incapaz de pisar un plató de televisión con él. Incapaz", aseguraba el presentador tras los detalles que la hija de Rocío Jurado dio sobre su convivencia con su marido por aquel entonces. Pero Kiko no está dispuesto que eso le amargue la semana y ha preparado una barbacoa riquísima dejando al descubierto un lujoso rincón de su hogar.

Artículo relacionado

Kiko Hernández ataviado con un chándal y con las pinzas en la mano ha degustado de unos alimentos de lo más sabrosos y no ha dudado en presumir ante sus más de 300.000 seguidores de Instagram: "Martes de barbacoa. Cualquiera trabaja esta tarde", ha escrito Kiko destapando y dándose un capricho nada más comenzar la semana.

kiko hernandez barbacoa casa

Kiko Hernández se marca una barbacoa en el jardín de su casa.

Instagram @kikohernandeztv

Kiko Hernández disfruta de sus ratos libres en el jardín de su casa, un espacio que utiliza más asiduamente con la llegada de la primavera y el buen tiempo. La barbacoa que el tertuliano posee en su vivienda es de gas, con quemadores de acero inoxidable, ruedas para poder cambiarla de sitio cuando le plazca y valorada en unos 350 euros.

Artículo relacionado

En ese rincón, Kiko Hernández ha encontrado la paz en plena pandemia. Sus hijas también se han convertido en un refugio muy importante para él y, por esa razón, ha extremado precauciones: "Me daría miedo que se pusieran enfermas".