La crisis del coronavirus tiene trabajando bajo fuertes medidas de seguridad a todos los espacios televisivos que se mantienen en antena como 'Sálvame'. La 'corrala' ha visto reducida su plantilla de colaboradores desde que se impuso el confinamiento obligatorio tras decretarse el estado de alarma. Uno de los tertulianos que no ha pisado el plató desde que la situación arrancó es Kiko Hernández, que ha vuelto a reaparecer mediante videollamada. Sin defraudar, ha intervenido para dar su opinión y arrojar luz en el enfrentamiento entre Lydia Lozano y Alejandra Rubio, pero también ha contado pinceladas de cómo está viviendo la cuarentena junto a sus dos hijas pequeñas.

Kiko Hernández es padre de mellizas, Abril y Jimena, que acaban de cumplir tres años. El colaborador televisivo ha asumido su responsabilidad hacia ellas, pero también y sobre todo, hacia los más vulnerables a la Covid-19. Por ello, desde el pasado 6 de marzo, "la última vez que fui a plató", ha contado, decidía no volver a salir de casa.

Artículo relacionado

El tertuliano ha contado los pros y los contras como padre de dos niñas tan pequeñas en una situación tan extraordinaria, pero, con su sinceridad habitual y haciendo uso de un pensamiento constructivo, se ha enfocado más en los pros. Y es que está viviendo una 'primera vez' y la está disfrutando, a pesar de la circunstancias. "Mis hijas tienen 3 años y este tiempo me está viniendo muy bien con ellas porque no habíamos pasado tanto tiempo juntos nunca antes", confesaba a Jorge Javier Vázquez, que le escuchaba atento desde plató. Asimismo, está viendo que tiene más tiempo para estar más pendiente y en contacto con sus familiares y personas de su círculo íntimo.

Artículo relacionado

Aun así, se reconoce un privilegiado y es consciente que no todas las situaciones son tan ventajosas como la suya. "Yo vivo en una casa grande, con espacio, pero entiendo que en pisos pequeños, donde los padres tienen que estar con los hijos, es muy difícil", ha afirmado.

A propósito de la guerra entre su compañera Lydia y la hija de Terelu, ha dejado de una piedra a las mechas más famosas de Telecinco al posicionarse del lado de la joven. "No soy amiga de Terelu y de Carmen Borrego aún menos, pero no me creo que Alejandra haya dicho nada malo a Lydia. Alejandra es una chica muy educada y te haces un polígrafo y hablas largo y tendido de las Campos, ¿y se te olvida esto?", se preguntaba haciendo referencia a la polémica destapada por Miriam Saavedra. Y es que Kiko Hernández tiene una teoría en la que cree a pies juntillas: "Alejandra le pasa como a su madre: está heredando los enemigos de su madre. Terelu heredó los enemigos de María Teresa Campos y Alejandra ha heredado los de Terelu. Y Lydia no traga a Terelu". Para el tertuliano, Lydia cometió el error de "entrar al trapo", sin poner la versión que estaba dando Miriam y Miguel Frigenti "en cuarentena".