La cuarentena por la crisis del coronavirus ha permitido a muchas personas conocer aun más si cabe a los famosos. Ismael, de ‘La isla de las tentaciones’, es un claro ejemplo de esto. El joven está aprovechando la cuarentena para centrarse en su faceta como ‘influencer’ y así, compartir con sus seguidores muchos detalles hasta ahora desconocidos.

Artículo relacionado

El que fuera concursante de ‘La isla de las tentaciones’ ha comentado en muchas ocasiones a través de las redes sociales que es diabético tipo 1 y también celíaco, lo que hace que tenga que controlar al máximo todas sus comidas. Un problema del que, sin embargo, nunca había hablado abiertamente. Hasta ahora.

Ismael se ha sincerado en una entrevista en ‘Outdoor’ en la que ha explicado que hace nueve años que le detectaron la diabetes. “Tengo que inyectarme insulina en cada comida que hago y a diario. Soy diabético desde hace nueve años, este verano haré diez”, ha señalado. Además, desde hace cuatro o cinco, también sabe que es celíaco.

Ismael La isla de las tentaciones

Una enfermedad que podría estar detrás de la diabetes. Según ha explicado, siempre fue un niño con problemas estomacales. “Siempre he sido un niño problemático en el que colegio. Siempre tenía dolor de barriga, tenía que llamar a mis padres para que me recogieran y me llevaran al médico y tenía que estar yendo al baño continuamente”, ha señalado.

Fue a raíz de sus visitas al médico por la diabetes, cuando un endocrino decidió hacerle unas analíticas para saber qué estaba ocurriendo. “Cuando se dieron cuenta de que era celíaco vieron que, posiblemente, si me hubieran detectado esto a tiempo no habría desembocado en una diabetes”, ha confirmado.

Artículo relacionado

Unas enfermedades con las que, sin embargo, convive sin problemas y le han empujado a llevar una vida más sana: “Al final es la excusa perfecta para cambiar tu estilo de vida y pasar a uno más saludable”. Eso sí, ser diabético y celíaco hace que forme parte del grupo de alto riesgo ante el coronavirus, algo que hizo que empezara el confinamiento antes de que se decretase el estado de alarma. “En cuanto vi que la cosa se complicaba me encerré en casa, sabiendo que mi enfermedad se puede complicar todavía más si cojo cualquier tipo de virus”, ha señalado. Desde entonces, se encuentra en casa con todas las precauciones posibles.