Llegó la hora de la verdad. Ismael ha ido decepcionándose con la actitud de su novia Andrea a lo largo de los programas de 'La isla de las tentaciones', ha visto tonteos, abrazos, besos, caricias e incluso el primer contacto sexual de su chica con Óscar, uno de los solteros, pero en la última hoguera ha tenido que enfrentarse a las escenas de sexo explícito de su pareja.

Artículo relacionado

El joven, que ha estado arropado en todo momento por sus compañeros de concurso, ha sorprendido con su reacción en la que es obvio que había dolor pero que ha conseguido controlar con mucha franqueza. "Siento pena, deja mucho que desear con sus palabras", ha dicho Ismael tras ver a su novia decir literalmente que ella daría un trago a su copa tan grande "como el miembro" de Óscar.

Luego Mónica Naranjo le ha mostrado las tórridas escenas de Andrea y Óscar en la cama a las que Ismael ha reaccionado con una contundente frase: "La decepción y la traición tiene nombre y se llama Andrea". Sus compañeros de aventura han sido bastante más duros: "Qué vergüenza, tío. Qué asco", ha dicho Gonzalo una y otra vez sin poder ni mirar al Ipad.

Hoguera la isla de las tentaciones

Ismael ha compartido con Mónica Naranjo que de este palo se lleva un aprendizaje: "Me llevo que soy más duro que todo lo que me pueda pasar, no hay nada que pueda conmigo", ha asegurado, no sin reconocer que su única explicación a todo esto es que Andrea "no" le ama. "He sido detallista en la relación, pero está claro que estaba más muerta por su parte pero porque realmente no me amaba". Y ha terminado, muy sincero: "Es una lección de vida, vendrá alguien que me respete y me valore como yo la he respetado a ella".