Isabel Pantoja no va a poder cantarle a Colate aquello de ‘se nos rompió el amor de tanto usarlo’. Lo cierto es que poco tiempo les ha durado el tonteo que han tenido. Sus miradas cómplices y esa noche que pasaron juntos en Cayo Paloma (y que ha quedado grabada para siempre en nuestras retinas), parecen ya lejanas después de los últimos acontecimientos que han tenido lugar en Honduras.

Pudimos ver en directo cómo a Pantoja se le cambiaba la cara cuando Colate la nominaba en la última gala de 'Supervivientes'. ¿Qué fue de esa cama compartida? ¿Y del buen rollo y el entendimiento que ambos habían hecho gala? Isabel atusaba su melena con un gesto que parecía algo despechado pero la peor parte llegaba después. En los días siguientes se ha apreciado un claro distanciamiento de la tonadillera hacia Colate.

No se ponen de acuerdo. Discusiones sobre si echarle o no hojas al fuego en plena noche. Y el desencuentro de Isabel ante el empresario: ella, hambrienta, pidiendo que se abra una lata de comida. Él, diciendo que se deje para el día después. Y así todo el rato. Javier de Hoyos ha hecho su propia apuesta desde ‘Socialité’ y asegura en su teoría que Maribel, airada por no ser correspondida en su supuesto interés hacia Vallejo-Nágera, habría decidido dar un paso atrás haciéndose la dura y planteando una nueva lucha por el liderazgo. ¿Fin del juego?

Artículo relacionado