El regreso de Isabel Pantoja a televisión ha reabierto la herida con su hijo Kiko Rivera e Irene Rosales, si es que algún día se cerró. Tras unas semanas de 'tranquilidad' en el entorno de la tonadillera, su reaparición en televisión y su actitud guerrillera ha removido el dolor y malestar en la familia de su hijo Kiko y muy especialmente en Irene Rosales.

Artículo recomendado

Un problema en su operación de pecho obliga a Irene Rosales a pasar de nuevo por el quirófano

Un problema en su operación de pecho obliga a Irene Rosales a pasar de nuevo por el quirófano

Isabel Pantoja hizo un comentario en el primer programa de 'Top Stars' que muchos han considerado que iba dirigido a su hijo, Kiko Rivera. Risto Mejide metía el dedo en la llaga y le preguntaba a Pantoja si el talento se hereda y la cantante sin pensárselo dos veces respondía: "¡No!". El propio Kiko había denunciado públicamente la falta de apoyo e incluso 'burlas' de su madre a su carrera musical y este comentario de Pantoja ha sido para muchos incendiario y una provocación.

Isabel Pantoja

Isabel Pantoja en 'Top Stars'

Telecinco

"No vi el programa. A lo mejor es lo que piensa ella… Yo creo que hay muchos artistas que sacan el talento de su madre o su abuelo. Si ella dice que no se hereda… Mi hija tampoco ha heredado los ojos de su abuelo", ha dicho Irene Rosales visiblemente molesta y sin cortarse ni un pelo. Este comentario es un zasca directo a su suegra, que tal y como contó Kiko pidió que retocaran los ojos de su nieta en un posado para que se paciera a los de Francisco Rivera 'Paquirri'.

Irene Rosales

Irene Rosales en una conexión con 'Viva la vida'

Mediaset

Irene Rosales dice que Kiko no le ha dado ninguna importancia a este dardazo de su progenitora frente a las cámaras. "Se lo he enseñado y me ha dicho ‘ya lo he visto’, parece que no le ha sentado… Puede que sus hijos no hayan heredado ningún talento de ella…", ha añadido sin evitar que no le ha sentado nada bien.

Irene Rosales ha sorprendido con su respuesta y es que la colaboradora siempre se ha mostrado cauta e incluso conciliadora en la relación de su marido y su suegra. No obstante, el hecho que la cantante lleve meses sin relación con sus nietas le ha roto y ahora ha pasado a otra frase con su familia política. "No me preocupa que se diga que yo soy la responsable, tengo la conciencia muy tranquila. He tenido muchos motivos para dar esa patada en el culo a mi marido y he preferido sentarme a hablar con él y solucionar las cosas", ha zanjado.