Irene Rosales está llevando a rajatabla lo que prometió cuando decidió abandonar su puesto de trabajo en 'Viva la vida': "Necesito buscar mi apoyo en mí misma, necesito tiempo y pensar muchas cosas. Necesito estar conmigo misma, pasar tiempo con mis hijas, con mi marido. Estoy segura de la decisión", le confesaba a Emma García. Y así ha sido, la mujer de Kiko Rivera está disfrutando de un verano lejos de la polémica junto a sus seres queridos.

Artículo relacionado

Poco activa en redes sociales, Irene Rosales nos sorprendía este viernes con una de sus fotografías más especiales y no por lo que refleja, que también, sino por quien se esconde detrás del objetivo. La sevillana compartía un bonito posado en blanco y negro, una imagen de lo más natural, sin gota de maquillaje y luciendo un cómodo bañador, realizada por su hija pequeña: "Hecha por Carlota Rivera Rosales", escribía la orgullosa mamá y no es para menos. Con solo tres años, la niña apunta maneras.

Irene Rosales

Irene Rosales, captada por su hija Carlota

Instagram @irenerova24

Las reacciones no se hacían esperar. Uno de los primeros en comentar fue Kiko Rivera que echó mano de cuatro corazones de color rojo que seguramente refleja la bonita familia que ha formado junto a Irene.

Reencuentro familiar lejos de Cantora

Esta semana ha sido muy especial para todos los miembros del clan Pantoja. Kiko Rivera e Irene Rosales han alquilado una casa en Huelva para disfrutar del verano y hasta allí no dudaron en trasladarse Isa y Asraf, así como Anabel y Omar. Un reencuentro lejos de Cantora que les ha hecho rememorar los mejores veranos, eso sí, con la notable ausencia de Isabel Pantoja.

Tal y como han contado tanto Isa como Anabel, todos disfrutaron de una velada de lo más divertida con los más pequeños y es que hacía años que no coincidían con todos los niños.