Es uno de los colaboradores de televisión más serios y polémicos, pero en Supervivientes 2022 también ha demostrado que tiene mucha empatía y es capaz de hacer examen de conciencia. Quizá por eso durante su puente de las emociones, Kiko Matamoros pedía perdón a todos sus hijos por no haber sido el padre que tenía que haber sido. Unas palabras que emocionaron a muchos, y eso que muchos de sus hijos aseguraron durante el paso de Kiko por Honduras que no estaban siguiendo el concurso de su progenitor.

Artículo recomendado

El último plan que Marta López Álamo le ha organizado a Kiko Matamoros tras su tarde más tensa en 'Sálvame'

El último plan que Marta López Álamo le ha organizado a Kiko Matamoros tras su tarde más tensa en 'Sálvame'

Ahora, Kiko Matamoros ha pasado una agradable jornada junto a su hija Laura Matamoros, con la que por fin consiguió mantener una buena relación, y ha presumido de su nieto Matías, que ya tiene cuatro años, y que es el hijo mayor de Benji Aparicio y Laura. "Hace conmigo lo que quiere", ha escrito junto a una imagen en la que parece cogiéndole la mano a su nieto y al otro lado su hija Laura.

Kiko Matamoros paseando con su nieto Matías y con su hija Laura Matamoros.

Kiko Matamoros paseando con su nieto Matías y con su hija Laura Matamoros.

Instagram @kiko_matamoros

Un encuentro de lo más significativo que contrasta con la inexistente relación que tiene con Anita Matamoros. A ella le mandó un mensaje contundente durante su paso por el puente de las emociones: "Yo lo único que espero es que mi hija sea feliz. Espero que me crea, que sepa que para quererla no tengo que tenerla al lado, que la quiero como quiero a cualquiera de mis hijos y cuando me necesite estaré a su lado, aunque ella no lo quiera. No la olvido, forma parte de mi vida y yo de la suya y ya está. No somos el primer padre y la primera hija que se desentienden y tienen problemas de comunicación y que la llevo en el corazón y que todos los días me acuerdo de todos. Y que lo sepa", decía sin dejar de mostrar que estaba visiblemente emocionado.